Priego de Córdoba

En este tramo, la ruta discurre por el centro geográfico de Andalucía. La variedad y viveza del paisaje se acentúa al internarse por los valles y laderas de las Sierras Subbéticas. A partir de Cabra, el camino asciende, cruzando puertos y vertientes hasta una fértil planicie a los pies de Priego, respaldada por un circo de montañas. De su idoneidad para el poblamiento hablan los numerosos hallazgos prehistóricos de su término, continuados después por otros ibéricos y romanos.

Vista aérea de Priego de CórdobaHacia el año 863, Baguh, nombre hispanomusulmán de Priego, aparece citado como un lugar serreño que contribuyó con sus tropas en una de las campañas militares del emir Muhammad I. En esta referencia la cora de Priego desempeña un destacado papel en las luchas y rebeliones de finales del siglo IX. En el 889, se convirtió en centro de operaciones de Ibn Mastana, autotitulado señor de Priego y de Luque, uno de los principales cabecillas de la insurrección capitaneada por el muladí Umar ibn Hafsun. Tras diversas conquistas y destrucciones, se benefició de la prosperidad general del califato. A su caída, engrosó los dominios del reino zirí de Granada y, luego, de almorávides y almohades. Aunque reforzaron notablemente sus defensas, Fernando III se apoderó de Baguh en 1225 en el curso de sus campañas por la cuenca interior del Guadalquivir. Debido a su posición adelantada, fue entregada a la orden de Calatrava. Aún se perdería en 1327, entregada en ausencia del comendador de la orden, a los nazaríes. En 1340 Alfonso XI la ganó definitivamente, reparó el perímetro amurallado y repobló el lugar.

Desde 1370 Priego se integró en el patrimonio de la casa de Aguilar, al pasar su señorío a Gonzalo Fernández de Córdoba, cuyo descendiente, don Pedro, sería titulado primer marqués de Priego en 1502. Se inauguró entonces una etapa de progreso para la villa, que se adornó con numerosos edificios públicos, religiosos y palaciegos. En el siglo XVIII experimentó una fase de bonanza de especial vigor, gracias a la notoria expansión de su industria textil, riqueza que le permitió revestirse de un asombroso y extraordinario manto de arte barroco.

Visitas

Castillo

Vista del adarve de Priego de CórdobaLa importancia estratégica de Priego se materializó en su potente sistema defensivo. En la cota más alta se construyó un castillo de traza simple y funcional, de planta cuadrangular con una ceñuda torre del Homenaje en el centro. Levantado en época musulmana, fue muy reformado por los cristianos en los siglos XIII y XIV. Hoy presenta su exterior, con tres torres salientes, a una plaza con arbolado. Cabe señalar el acceso primitivo, bajo arco de herradura apuntado, y los ajimeces con columnillas de mármol y capiteles de estilo mudéjar granadino que dan luz a la cámara principal de la torre del Homenaje, rematada por un tejado a cuatro aguas. 

Barrio de la Villa

Plaza de San Antonio en el barrio de la VillaEl sector contiguo al castillo, hacia el este, corresponde al recinto de la villa medieval, cuyo trazado sinuoso e intimista persiste en calles y plazuelas. Las de Santiago, Jazmines, Real, Bajondillo, Puerta del Sol, forman un dédalo de increíble angostura y proporciones humanas, pues basta levantar los brazos para tocar ambos lados de una calle. Muros refulgentes de cal y pavimentos empedrados, placillas recoletas, con tiestos y flores, que vienen a dar al mirador del Adarve, el paseo que bordea el escarpe donde termina el casco viejo. 

Murallas, torres

Además del núcleo del castillo, Priego fue dotada de un extenso dispositivo de defensas, con murallas y torres que protegían la medina en los puntos menos favorecidos por el relieve. De sus muros se conservan algunos restos. En el ruedo inmediato a la villa se distribuyeron varios fuertes, como el del Jardín del Moro, y atalayas como la del Puerto, del Morchón, El Esparragal y Uclés, donde se han excavado varios silos de grano de época almohade, entre otras. 

Parroquia de la Asunción

Parroquia de la AsunciónA la vista del castillo y arropada por el caserío de la Villa, se alza la Parroquia Mayor de la Asunción. Iniciada a principios del siglo XVI, con rasgos góticos-mudéjares, fue remodelada en profundidad en el XVIII por Jerónimo Sánchez de Rueda. Dispone de tres naves de gran amplitud que focalizan la atención en el retablo mayor terminado en 1567, atribuido al círculo de Juan Bautista Vázquez el Viejo. Además de otros retablos, esculturas y pinturas de calidad, la parroquia contiene una joya artística excepcional, la capilla del Sagrario. Empezada en 1772, relacionada con Francisco Javier Pedrajas, consta de un vestíbulo y un fascinante ámbito octogonal bajo una bóveda iluminada por dos anillos de óculos y recubierta de exuberante ornamentación a base de yeserías realzadas por el sutil juego de luces y sombras. Sin duda, una obra maestra del barroco cordobés que hace vibrar la sensibilidad del visitante. 

Iglesia de la Aurora

En la vecindad de la Asunción se encuentra otro hito del barroco de Priego. Emplazada sobre una ermita del siglo XV dedicada a San Nicasio, el patrón de la ciudad, la obra que se contempla, bajo la advocación de la Virgen de la Aurora, se levantó entre 1744 y 1772, posiblemente con el concurso de Juan de Dios Santaella. De sumo interés son la portada, con mármoles polícromos, las prodigiosas yeserías del interior, el retablo y el camarín, alarde de la más abigarrada y compleja decoración. 

Iglesia de San Francisco

Frente a la casa solariega donde vivió Alonso de Carmona, quien en 1539 acompañó a Hernando de Soto en la exploración de la Florida, se ubica este templo conventual iniciado en 1515 y reformado en el siglo XVIII al modo barroco. Santaella y Sánchez de Rueda dirigieron su obra a partir de 1731, desplegando un amplio repertorio de yeserías, retablos y esculturas. 

San Pedro, calle Río y Fuente del Rey

Balconada de una de las casas señoriales de la calle Río y campanario de la Iglesia del CarmenA partir de la Villa abundan las obras de interés. Así, las Carnicerías Reales, armoniosa construcción con portada y patio porticado de 1579. En sus cercanías se localizan las iglesias de San Pedro, de fines del XVII, que alberga un valioso retablo, y de San Juan de Dios, edificada entre 1696 y 1717. La cautivadora calle Río desliza su curvatura jalonada por edificios como la ermita de las Angustias, fechada en 1773, con magnífica portada y esculturas, diversas mansiones, la casa natal de Niceto Alcalá Zamora (1877-1949) –primer presidente de la II República–, ejemplo de  arquitectura civil de fines del XIX, y la parroquia del Carmen, ejemplo de simbiosis del barroco y del neoclásico. Surge la calle Río de las fuentes del Rey y de la Salud, espléndidas composiciones que canalizan un manantial. La del Rey, concluida a principios del siglo XIX, se compone de una sucesión de estanques mixtilíneos, con 139 caños, y grupos escultóricos, como el de Neptuno y Anfitrite o el del León. Aguas arriba queda la renacentista fuente de la Salud diseñada por Juan de Ochoa en el XVI. Por la Carrera de las Monjas, hacia el Palenque, quedan la iglesia de las Mercedes, otro monumento barroco, y el Museo Histórico, que proporciona una sugerente explicación, con la muestra de hallazgos arqueológicos, del pasado de Priego.

Paseos y alrededores

El casco antiguo de Priego ocupa la zona más elevada, circunscrita por el tajo que contornea el Adarve. Desde la plaza del castillo parten las angostas callejuelas del barrio de la Villa, de visita imprescindible y sorprendente.

Detalle Yeserías de la capilla de la AuroraLas genialidades del barroco local puntean el recorrido a partir de aquí: desde la iglesia de la Aurora y San Francisco, a las plazas de San Pedro, Andalucía y de la Constitución, donde se inicia el ensanche moderno a lo largo de las calles Río, vía que reproduce un cauce con el manantial al fondo, y Carrera de las Monjas.

El variado paisaje serrano de los alrededores de Priego ofrece la oportunidad de disfrutar de numerosos lugares de gran belleza. Merece la pena desplazarse a sus encantadoras aldeas, como la de Lagunillas, al sur, bajo los 1.570 m. del pico de la Tiñosa, o El Esparragal, al norte, con el pintoresco barrio del Bajondillo, desde donde pueden visitarse las torres medievales de Barcas, Cañuelo, Torre Alta y la que da nombre a la aldea. Tiene interés así mismo una excursión a los Villares, en los vigorosos parajes de las sierras de los Pollos y Horconera, y a los núcleos de Zagrilla. La fuente de Zagrilla Alta, perfumada de jazmines, con su manantial, estanque y lavadero, constituye uno de los rincones más apacibles que puedan encontrarse.

 

 

 

Distancias: 103 km a Córdoba, 85 a Granada
Provincia: Cordoba
Altitud: 651 metros
Población: 23.087 habitantes

Punto de Información:

Horario de Monumentos:

 

 

Dónde dormir:

 

 

Dónde comer:

 

 

Qué hacer:

 

 


Establecimientos colaboradores en la Ruta del Califato

Hotel Rural Casa Baños de la Villa
Priego de Córdoba
Ruta del Califato
Mesón-Restaurante Balcón el Adarve
Priego de Córdoba
Ruta del Califato
Cuevas del Pino. Casa Sol, Luna, Lucero y Tierra
Córdoba
Ruta del Califato
Finca Buytron
Montilla
Ruta del Califato
Hotel Torrepalma
Alcalá la Real
Ruta del Califato
AC Córdoba Palacio
Córdoba
Ruta del Califato
Ziryab Taberna Gastronómica
Córdoba
Ruta del Califato
Hotel Lola
Córdoba
Ruta del Califato
Viaja por: Ruta del Califato Etapas de la Ruta Priego de Córdoba