Alcalá de los Gazules

El ramal occidental de la ruta de los Almorávides surca la provincia de Cádiz contorneando primero la cara oeste del macizo de la sierra gaditana. Tras dejar atrás la costa, toma altura y se acerca a la villa de Alcalá, cuya blancura destella sobre tierras de labor y pastizales con el telón de fondo del bosque de los Alcornocales.

Vista general de Alcalá de los Gazules.Los principios del poblamiento en el término se rastrean en el yacimiento, señalado por una potente torre medieval, de la Mesa del Esparragal, donde se pudo ubicar la vetusta población libio-fenicia, luego romanizada, de Lascuta, relacionada con el vecino asentamiento de Turris Lascutana, habiéndose considerado la posibilidad que alguno de estos núcleos se situase en el solar actual de Alcalá.
Con todo, la existencia de Alcalá como tal no se comprueba hasta época musulmana, citada en el siglo XI como una fortaleza –de ahí su nombre, del árabe al-qalat– de la cora de Siduna, Sidonia, provincia que acogió un nutrido contingente de bereberes norteafricanos. En sus menciones, la villa aparece bajo el título de Alcalá Sidonia, por su pertenencia a dicho distrito, o junto al sobrenombre de «los Gazules», derivado de uno de los grupos tribales bereberes –Yazula o Guzzula– del norte del Sahara que formaron el tronco inicial del movimiento almorávide. Así, cuando los saharianos se impusieron en la Península a fines del siglo XI, los clanes de yazula cruzaron el Estrecho repartiéndose, al igual que otros linajes llegados entonces, por las tierras de al-Andalus. En el siglo XII, los aguerridos e indómitos yazula juegan de nuevo una confusa partida, desgajándose de los almorávides para apoyar a los almohades.

Hacia 1250, tras la caída de Sevilla, Alcalá se sometería a los monarcas cristianos, como el resto de la zona occidental de Cádiz. Pero al poco sus habitantes musulmanes participaban en el masivo levantamiento de los mudéjares andaluces, siendo necesaria su toma definitiva por Alfonso X en 1264, conquista que acarreó el desalojo de sus habitantes y su repoblación, no exenta de dificultades por su peligrosa posición avanzada frente a los dominios de los nazaríes y sus aliados meriníes, que lanzaban frecuentes y devastadoras incursiones desde sus bases del Estrecho. No es así de extrañar que el señorío de la villa cambiase de manos en numerosas ocasiones –Guzmán el Bueno, a quien se le concedió, prefirió cambiarlo por unos olivares en Sanlúcar–, hasta recaer en el siglo XV en la estirpe de los Ribera, titulados duques de Alcalá, una de las familias nobiliarias más poderosas de la Baja Edad Media española. Bajo su tutela, al concluir la guerra de Granada, la legendaria villa fronteriza experimentaría un notable desarrollo volcada en su quehacer agrícola, ganadero y forestal.

Visitas

Castillo, murallas

Restos del castillo.En la parte alta del cerro de la Coracha  se hallan los restos del castillo, una fortaleza medieval de orígenes andalusíes y transformada en época cristiana que sufrió graves daños en la Guerra de Independencia al volarla los franceses. El sector más reconocible de la fortificación corresponde a la torre el Homenaje, el Torreón, una obra de planta cuadrangular de grandes dimensiones con muros en talud hecha de cantería, ladrillo y hormigón. En similares circunstancias se encuentra el recinto amurallado de la villa, enmascarado y reaprovechado por construcciones posteriores. Se distinguen, no obstante, algunos lienzos entre la puerta Nueva y la puerta de la Villa y a lo largo de la calle Ildefonso Romero. Su perímetro protegía el Barrio Alto, en torno a la plaza de San Jorge, y el Barrio Bajo.

Iglesia de San Jorge

Fachada principal de la iglesia de San Jorge.La iglesia mayor de Alcalá se plantó, al parecer, en el solar de la mezquita aljama, según la costumbre habitual tras las conquistas cristianas. A principios del XVI, al tiempo que ascendía a la categoría de abadía colegial, se emprendió una reconstrucción del templo medieval existente, prolongada por otras obras y reformas hasta el siglo XVI. A consecuencia de este largo proceso, la edificación conjuga varios estilos, del gótico al barroco. En la fachada principal resalta la llamada portada de San Jorge, muestra de arte flamígero con una fina talla en piedra de motivos vegetales y ornamentación gótica, mientras en el lateral se aprecia la portada de San Juan Bautista, de corte barroco y ejecutada en 1739. El interior se estructura en tres naves separadas por arcos de medio punto sobre columnas, cúpula en el crucero y diversas capillas adosadas, fruto de intervenciones de mediados del siglo XVII y XVIII. El retablo mayor, de mediados del XVIII, destaca por su exuberancia decorativa, centrado por una escultura ecuestre de San Jorge alanceando al dragón atribuida al magistral imaginero Martínez Montañés.

Paseos y alrededores

Puerta de San Juan Bautista.Lateral de la iglesia de San Jorge.El casco urbano de Alcalá se escalona a partir del cerro de la antigua villa amurallada. Arriba, rodeados por un amplio paisaje, despuntan los restos del castillo y, en sus inmediaciones, la plaza de San Jorge, foro central del Barrio Alto con la iglesia mayor y la vieja Casa del Cabildo, un armonioso edificio de 1550 que integra en su obra el arco de la puerta Nueva y que hoy aloja las oficinas del parque de los Alcornocales. En las inmediaciones está asimismo el convento de Santa Clara, extensa fundación del siglo XVI con iglesia, claustros, patios y huerta. El caserío se amolda al descenso de las curvas de nivel hacia el Barrio Bajo y la plaza de la Alameda de la Cruz, sede del Ayuntamiento y de la iglesia de la Victoria, con la calle Real como eje maestro flanqueado por las casas de más relieve. Hacia una cota inferior se tienden los barrios de crecimiento más moderno, hasta el remanso del paseo del Marqués de Mochales o La Playa, con acogedoras terrazas y bares.

A unos kilómetros al oeste del núcleo urbano una desviación de la carretera A-381 conduce a la ermita y santuario de la Virgen de los Santos, patrona de Alcalá. Su origen se remonta a la cruz erigida en este lugar, vieja encrucijada de caminos históricos, en recuerdo de la victoria alcanzada por las tropas cristianas de Alfonso XI en 1339 sobre el ejército del príncipe meriní Abd al-Malik, el infante Abomelique de los romances, que volvía de asolar los campos de Jerez y Lebrija. En el siglo xv se empezó a labrar una ermita para culto de la Virgen, aunque las trazas de la que permanece en la actualidad obedecen a las obras realizadas en torno a 1675. La pulcra arquitectura del santuario anima este hermoso paraje donde se celebra una popular romería. Para el disfrute al aire libre, el término de Alcalá ofrece además el soberbio ámbito de los Alcornocales.

Parque Natural de los Alcornocales

Parque Natural de los Alcornocales.La mayor parte del término de Alcalá de los Gazules está incluida en los límites del parque natural de los Alcornocales, un extraordinario espacio serrano de unas 170.000 has de superficie sobre varios municipios de Cádiz y Málaga. Su vasta extensión se asienta sobre relieves poco pronunciados donde crece el alcornocal mejor conservado de la Península. Su techo se alcanza en la sierra del Aljibe, con 1.092 m. En su frondoso bosque predomina, claro está, el alcornoque, acompañado por otras especies como el quejigo y un espeso monte de brezos, lentiscos y mirtos. En las angostas gargantas fluviales llamadas canutos prospera una insólita vegetación de alisos, durillos, laureles y hojaranzos o rododendros, cuya floración en primavera crea un espectacular jardín natural. Corzos, ciervos, nutrias, rapaces, se cuentan entre su abundante fauna. Alcalá sirve de excelente puerta de entrada al parque, para acceder, por ejemplo, al área del Picacho, donde la naturaleza despliega todo su esplendor, o continuar hacia el norte, en dirección a Puerto Gáliz, el Aljibe y la Sauceda, un antiguo poblado enclavado en el corazón del bosque. 

Distancias: 52 km a Algeciras, 391 km a Granada
Altitud: 165 metros
Provincia: Cádiz
Población: 5.590 habitantes

Puntos de Información:

  • Oficina Municipal de Turismo: Avda. Puerto de Levante, Ed. Antigua Parada de Sementales, Tel.: 956 420 451

{mosgmap mapid=92}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Almorávides y Almohades

Hotel Alborán Algeciras
Algeciras
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Jerez & Spa
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Los Jándalos Vistahermosa
El Puerto de Santa María
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel La Torre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dulce Nombre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Husa Reina Victoria
Ronda
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dos Mares
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
La Casa Grande
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Viaja por: Ruta de los Almorávides y Almohades Ruta de los Almorávides y Almohades Alcalá de los Gazules