Castellar de la Frontera

El primer tramo de la ruta ataja hacia Ronda a través de la serranía. A una veintena de kilómetros de Algeciras por las N-340 y A-369, dejando atrás la desembocadura del Guadarranque, se alcanza el Pueblo Nuevo de Castellar, asentamiento moderno al que se trasladó la población en 1972.

Castillo de Castellar.La antigua villa fortificada, prodigio de conservación de un conjunto urbano medieval, queda arriba, en la cima de un promontorio rocoso que domina una vista inmensa de África, el Mediterráneo y el Estrecho, la bahía y el Peñón.

La escogida situación del viejo Castellar explica que fuese un lugar frecuentado desde tiempos remotos, en cuyos alrededores han aflorado restos de la presencia romana y visigoda. A la llegada de los musulmanes, su significación aumentó al vigilar una vital arteria de comunicaciones. Con el nombre de Aruh o Hisn-Lawra pronto se consolidó un estratégico enclave de la cora de Algeciras, integrado en las áreas montañosas habitadas por «muladíes» –cristianos islamizados– y bereberes. Su primera mención directa en las crónicas árabes es del año 914, cuando aparece entre las localidades de los rebeldes de Umar Ibn-Hafsun. En adelante, bajo el califato y los reinos de taifas, sus murallas no cesarían de reforzarse, sirviendo más tarde de guarnición a los contingentes de almorávides y almohades que penetraban en la Península.

Rampa de acceso al castillo de Castellar.En definitiva, Castellar –llamada ahora Qastalla– adquiere desde mediados del siglo XIII el imponente aspecto de fortaleza que hoy se ve, al convertirse en plaza de primera línea de la frontera del reino de Granada, involucrada de lleno en la batalla del Estrecho entre los nazaríes y sus aliados de Marruecos, los meriníes, y los cristianos. Al igual que Algeciras y una amplia demarcación de la serranía de Ronda, hasta mediados del siglo XIV forma parte de los dominios cedidos por los granadinos a los meriníes para su defensa, asistiendo de cerca a la pugna por Algeciras y Gibraltar. Poco después, el turno le llegaba a esta villa de frontera. En 1408 sufrió una primera tentativa de asalto. La conquista en 1431 de la vecina Jimena resultó decisiva, pues a los tres años su alcaide don Juan de Saavedra entraba en Castellar. Tan expuesta era su posición, que de nuevo fue ganada por los nazaríes y reconquistada otra vez por Saavedra. Hasta rematarse la conquista de Granada, Castellar sobresale como puesto avanzado y teatro de sucesos legendarios como la correría realizada por Muley Hacén en 1478.

En esas décadas medievales parece haberse detenido el tiempo de la villa vieja: un espléndido recinto amurallado en el que se apiña el caserío sencillo y encalado, a la sombra de la iglesia. Bajo el señorío de los Saavedra y de la Casa de Medinaceli transcurre su destino: en el XVI se crea el condado de Castellar, y a principios del XVII, se funda el monasterio de La Almoraima en un boscoso paraje del término, utilizado luego por los señores como pabellón de caza; en fin, en el XIX la villa constituye una escala obligada de las rutas de contrabandistas y bandoleros, alimentando la imagen romántica de Andalucía. Un último paso se da en pleno siglo XX, cuando, en el curso de los planes de colonización,se levanta el nuevo núcleo urbano para la población de Castellar.

Visitas 

Recinto amurallado y Alcázar

Puerta de entrada al castillo de Castellar.Las defensas de Castellar delimitan un perímetro irregular en la cresta del cerro, con una cerca de murallas doble que se adapta a los farallones del terreno, reforzada por nueve torres de flanqueo. La entrada se dispone con pasaje en recodo protegida por barbacana con dos torres albarranas. Junto al área de acceso se levanta el Alcázar, coronado por la torre del Homenaje, en el que los señores y alcaides de la villa tenían su residencia. Aunque la fortaleza se basa en cimientos romanos y en construcciones del siglo X, la configuración definitiva del recinto actual se debe a las obras emprendidas por los nazaríes en los siglos XIII-XIV, con algunas modificaciones añadidas por los cristianos tras la conquista.

Iglesia del Salvador

Se sitúa en las inmediaciones del alcázar, unida a éste mediante una algorfa o galería elevada que permitía el acceso directo al templo desde la residencia señorial. El primer oratorio cristiano de la villa se consagró sobre la mezquita nazarí existente en el momento de la conquista. En su solar promoverían los condes a mediados del siglo XVII la edificación de la nueva iglesia, de una sola nave, ampliada y recargada de yeserías en el XVIII.

Paseos y alrededores 

Calle del pueblo de Castellar viejo.Acercarse y entrar en el viejo pueblo de Castellar desata la imaginación hacia otras épocas. Sin duda, se trata de una de las mejores muestras que se hayan conservado de una villa medieval. La silueta del conjunto, los dispositivos de acceso, la mole del Alcázar, las plazuelas exiguas, las calles estrechas punteadas de adarves, las sencillas casitas de cal y teja que se apiñan pegadas a los muros recrean una atmósfera inolvidable, repleta de atractivos.

El interés de Castellar se prolonga también ladera abajo, a la sombra de sus almenas. Pantano de Guadarranque.

Casi a sus pies, a poniente, descansa la lámina acuática del pantano de Guadarranque, envuelto por la vegetación mediterránea –alcornoques, acebuches y una gran variedad de especies– y la rica fauna del Parque Natural de los Alcornocales, en el que se incluye la mayor parte del término de Castellar. Un gratificante espacio protegido que a partir de aquí visita en numerosas ocasiones la Ruta de los Almorávides.

A los lados de la carretera que asciende hacia la villa –CA-5131– se extienden las tierras y bosques de La Almoraima, la finca considerada el mayor latifundio de Europa, con una superficie de 16.000 hectáreas. Su hermoso caserío se remonta a la fundación en el lugar, bajo los auspicios de los condes, de una ermita y, en 1603, del convento de mercedarios descalzos de San Miguel de La Almoraima. El conjunto, de líneas barrocas, se ordena alrededor de un claustro, con una iglesia adornada por retablos, esculturas y pinturas de mérito.

Patio de central de la Almoraima.Desalojado por los monjes, el edificio fue muy reformado en la segunda mitad del XIX por los duques de Medinaceli para convertirlo en casa de recreo y pabellón de caza, añadiéndosele un torreón poligonal y elementos de estilo ecléctico. De la importancia de la finca, uno de los principales cotos de caza de España, adonde acudían reyes y magnates, da idea el hecho de que se construyese un apeadero de ferrocarril propio para su servicio. En sus proximidades aún resalta otro testimonio de la presencia musulmana, la torre de La Almoraima, una torre almenara o de señales cuyo fuste de época medieval sobresale embutido entre construcciones. Un paseo asimismo evocador depara la subida a pie por el camino empedrado medieval que trepa en dirección a la fortaleza desde el paraje de la Jarandilla, junto a la carretera, donde además se localiza un centro de naturaleza del parque de los Alcornocales. El nuevo Castellar, por su parte, acomoda su ordenada trama de calles, plazas y jardines en zona más llana, ofreciendo al visitante la tranquila hospitalidad de sus gentes.

Distancias: 27 km a Algeciras, 272 a Granada
Altitud: 28 metros
Provincia: Cádiz
Población: 2.813 habitantes

Puntos de Información:

  • Oficina de Información Turística: Castillo de Castellar
  • Ayuntamiento: Plaza de Andalucía, s/n, Tel.956 693 001

{mosgmap mapid=84}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Almorávides y Almohades

Cortijo Barranco
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
AC Algeciras
Algeciras
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Reina Cristina
Algeciras
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Los Jándalos Vistahermosa
El Puerto de Santa María
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel AC Jerez
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Molino
Ronda
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Prestige Palmera Plaza
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dulce Nombre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Viaja por: Ruta de los Almorávides y Almohades Ruta de los Almorávides y Almohades Castellar de la Frontera