El Puerto de Santa María

Castillo de San Marcos.El periplo por la luminosa bahía gaditana conduce de la capital a la gran ciudad vecina de El Puerto de Santa María, marítima y bodeguera, que descansa a orillas del Atlántico y de la desembocadura del río Guadalete. Sus indicios iniciales ascienden a diversos hallazgos prehistóricos y al importante enclave mercantil descubierto junto a la torre de Doña Blanca, aguas arriba de la población actual, que prosperó entre los siglos IX y II a. C., y en el que se han encontrado numerosos vestigios fenicios y griegos. Fue luego asentamiento romano y musulmán, donde se han recuperado los restos más antiguos conocidos del periodo islámico, de principios del siglo VIII, y de época almohade, hasta el siglo XIII. Un fascinante testimonio que rivaliza con la leyenda de la mítica fundación del Puerto por Menesteo.

La nebulosa de su pasado se empieza a aclarar en época andalusí. A mediados del siglo XII, cuando los almorávides gobernaban al-Andalus, el geógrafo al-Idrisi menciona la localidad en sus itinerarios por la Península bajo el nombre de “los Puentes, frente a frente de la isla de Cádiz”. Su existencia, con la denominación de al-Qanatir, Alcantif o Amaria Alcanter, traducida por el “puerto de las salinas”, dada la abundancia de éstas, o por “los puentes”,  se comprueba, sin embargo, en fechas mucho más tempranas, como demuestra su vieja mezquita resguardada en el interior del castillo de San Marcos. Probablemente, debió formar parte del rosario de pequeños reductos amurallados y rábitas –de ribat, monasterio fortificado de los «voluntarios de la fe»– que salpicaban la costa gaditana, como el castillo de San Romualdo en San Fernando o el que dio origen a Rota, único poblamiento de un litoral por entonces a merced de incursiones y saqueos.

Casa señorial.La conquista cristiana del Puerto se enmarca en el avance castellano por la provincia de Cádiz que siguió a la toma de Sevilla en 1248. Poco después capitulaban Jerez, Arcos, Medina y la mayoría de las poblaciones al oeste de la sierra. En el caso del Puerto, historia y leyenda se entrelazan: según la tradición, los musulmanes rompieron el pacto de vasallaje que habían contraido y Alfonso X se vio obligado a someterlos por las armas; dudaba si librar batalla por la debilidad de sus fuerzas, cuando la Virgen apareció milagrosamente sobre el castillo portuense y le guió para apoderarse de él. Tras conseguirlo, bautizó el lugar con el nombre de Santa María del Puerto, hecho que quedó recogido en una de las Cantigas del Rey Sabio. El conquistador fundó aquí la orden militar de Santa María de España, más tarde incorporada a la de Santiago, y le otorgó Carta-Puebla para su repoblación en 1281. Su jurisdicción pasaría por diversas manos hasta recaer en la casa de Medinaceli. En adelante, jugó un decisivo papel en el tráfico y la expansión marítima. Así, acogió a Cristóbal Colón en su peregrinaje en busca de patrocinadores para su empresa de alcazar las Indias por el Poniente, y en el Puerto trazó Juan de la Cosa en el año 1500 el primer mapamundi moderno. En el siglo XVIII pasó a propiedad de la Corona y se inició su espectacular desarrollo vinatero.

Visitas

 Castillo de San Marcos

Castillo de San Marcos.Situado en un área especialmente rica en edificios de valor histórico, es una construcción de planta rectangular con torres octogonales en los vértices, cuadradas en los laterales y una poligonal, más elevada, en la fachada de acceso. Se trata de una iglesia-fortaleza edificada hacia 1268-1272 por el alarife Alí por mandato de Alfonso X, según relata en sus Cantigas. En realidad, su estructura aprovecha la de una mezquita que sirvió de base a la obra cristiana, un oratorio islámico tenido por uno de los más antiguos que se conservan en España, del siglo X, con nicho del mihrab de planta cuadrada, naves abovedadas, soportes con gruesas columnas embutidas procedentes de edificaciones romanas, y patio de abluciones, o sahn. Con posterioridad, hasta el presente, el conjunto ha sido objeto de sustanciales reformas.

Iglesia Mayor Prioral

Iglesia prioral.Sede de la patrona, la Virgen de los Milagros, es un espacioso templo labrado en piedra iniciado hacia 1486 en estilo gótico, con la intervención de Alonso Rodríguez, activo en las obras de la catedral sevillana, y otros maestros. A este impulso inicial, auspiciado por los duques de Medinaceli, se debe su planteamiento de tres naves y la portada del Perdón, de estilo flamígero. El desplome de parte del edificio obligó a su reconstrucción a mediados del XVII, siglo en que se levanta la suntuosa puerta del Sol, un gran retablo pétreo cuajado de figuras y relieves. Igualmente admirable resulta el patrimonio artístico que alberga, destacando, entre otras piezas, un valioso retablo barroco de plata mexicana que da idea de las riquezas que aportaron las relaciones con América.

Museo Municipal

Fachada Museo Municipal.Instalado en una hermosa casa solariega barroca, contiene una sección de Bellas Artes, con pinturas costumbristas, de Rafael Alberti y artistas contemporáneos, y otra de Arqueología con muestras de los importantes yacimientos del municipio, sobresaliendo por su interés los hallazgos tartésicos y fenicios.

Monasterio de la Victoria.

Este monumental complejo de origen monástico, promovido por los duques de Medinaceli y destinado a frailes de la orden franciscana, se localiza en la periferia del casco histórico. Su construcción se inició en 1504, hasta concluirse una extensa edificación en la que se mezclan el gótico tardío con elementos renacentistas. Consta de tres sectores: la iglesia, con una exquisita fachada ojival, el claustro, con galerías que cierran un espacio cuadrado, y el refectorio y salas capitulares.

Paseos y alrededores

Plaza de Toros.Mucho tiene que ofrecer la gran ciudad que es El Puerto. En torno al centro de gravedad del casco histórico que señala la Iglesia Mayor se distribuye un damero de calles largas y rectilíneas de un empaque monumental: abundan las piezas de arquitectura religiosa –conventos, ermitas, antiguos hospitales…– y civil, con un conjunto barroco de grandes casas de nobles y de los mercaderes que hicieron de la ciudad un emporio comercial en los siglos XVII y XVIII, así como edificaciones singulares como la antigua Lonja y la famosa Plaza de Toros, inaugurada en 1880, uno de los lugares de cita obligados de la afición taurina en Andalucía, sin olvidar hitos culturales como el Museo Municipal y las fundaciones dedicadas a los ilustres hijos de El Puerto el poeta Rafael Alberti y el dramaturgo Muñoz Seca.

Bodega.El entramado urbano se asoma al Guadalete por la Ribera del Marisco, donde se disfrutan las excelencias gastronómicas locales, capítulo que puede completarse con una visita a las bodegas que circundan el casco antiguo. Más allá de la ciudad, el «vaporcito» que surca la Bahía invita a una gratificante singladura, y las playas a buen rato al aire libre, en tanto que el recinto arqueológico del Poblado Fenicio de Doña Blanca, en la carretera del Portal, ofrece una evocadora visión histórica.

 

Distancias: 120 km a Algeciras, 310 km a Granada
Altitud: 6 metros
Provincia:
Cádiz
Población:
80.658 habitantes

Puntos de Información:

  • Oficina Municipal de Turismo: Luna, 22, Tel.: 956 542 283 - 956 542 413

{mosgmap mapid=95}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Almorávides y Almohades

Hotel Molino
Ronda
Ruta de los Almorávides y Almohades
La Casa Amarilla
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dulce Nombre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Puerto Sherry
El Puerto de Santa María
Ruta de los Almorávides y Almohades
La Casa Grande
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dos Mares
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel AC Jerez
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Los Olivos
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Viaja por: Ruta de los Almorávides y Almohades Ruta de los Almorávides y Almohades El Puerto de Santa María