Jimena de la Frontera

Más allá de Castellar, la ruta serpentea hacia el norte a lo largo de sucesivos valles fluviales, ajustándose al histórico camino que permitía alcanzar Ronda desde el área del Estrecho. La vía, vigente desde la Antigüedad, alcanzó verdadera primacía en época hispano-musulmana al enlazar de inmediato las ciudades marítimas con la capital de la estratégica cora, o provincia, de Takurunna. Por aquí transitaron árabes y bereberes recién llegados, tropas de marroquíes y de granadinos –al convertirse en eje de comunicaciones de la frontera occidental nazarí– y viajeros de toda clase, como el incansable tangerino Ibn Battuta, quien a mediados del siglo XIV desembarcó en Gibraltar y se dirigió a Ronda.

Vista general de Jimena de la Frontera.Jimena controla los arranques de esta vieja ruta desde un escarpe abrazado por el río Hozgarganta. A levante se extienden las huertas y regadíos de los valles, con los núcleos de San Martín del Tesorillo, Los Ángeles y San Pablo de Buceite, mientras al oeste se alza la agreste superficie boscosa del Parque Natural de los Alcornocales, una de las más amplias y destacadas reservas continentales del primitivo monte mediterráneo que cubría la Península.

En este territorio bravío los primeros indicios de historia nos trasladan a la Edad del Bronce mediante testimonios tan excepcionales como las pinturas rupestres del abrigo de la Laja Alta, con siluetas de los navíos que debían frecuentar la costa cercana hace unos 3.000 años. Al filo de nuestra era, la ciudad romana de Oba, de orígenes libio-fenicios, sienta el precedente humano en el solar de Jimena. Sin embargo, su rastro se difumina con la decadencia del Imperio y hay que esperar hasta época andalusí para asistir a la consolidación de la población definitiva. Adscrita a la provincia de Algeciras, empieza a citarse como Xemina, y de ahí Jimena, nombre que se ha relacionado con la estirpe tribal de los Banu Kinana, linaje de árabes del Norte llegados a la Península al inicio de la presencia musulmana y establecidos en las coras de Algeciras, Siduna y enclaves, como Canena, de Jaén.

Cisternas romano-bizantinas.La hora de Jimena suena con fuerza a partir del siglo XIII: su villa encastillada resalta entre las principales fortalezas fronterizas del reino de Granada. Su alcázar y murallas se ensanchan para acoger a las guarniciones y a los musulmanes que emigran de las campiñas conquistadas por los cristianos. Al igual que tantas plazas entre Ronda y el Estrecho, los nazaríes cederían Jimena episódicamente a los meriníes de Fez, la última dinastía norteafricana, tras los almorávides y almohades, en mantener un dominio en al-Andalus. Entre el XIV y el XV, la frontera tiende a la estabilidad bajo el precario clima de buena vecindad que predomina, eso sí, salpicado de incidentes, formando Jimena, junto con Castellar y Gibraltar, la punta de lanza meridional del emirato granadino. Al recrudecerse la guerra, Jimena cae súbitamente, y por sorpresa, en poder de los castellanos, en 1431. Aún habían de recuperarla los granadinos, aunque los cristianos la volvieron a ganar en 1456. Su definitiva conquista contó con la presencia del rey Enrique IV, llamado el «amoriscado» por la admiración que mostraba hacia las costumbres musulmanas, quien concedió la villa a su favorito don Beltrán de la Cueva. Años después, en 1471, Jimena pasaba a engrosar las posesiones del duque de Medina Sidonia, a cuyo linaje perteneció hasta el siglo XIX.

Al terminar las guerras y conflictos del final de la Edad Media, Jimena expandió su caserío fuera de las murallas, desparramándose por la ladera. Nuevas contingencias acaecieron en los siglos XVIII y XIX con motivo de los asedios de Gibraltar –en Jimena se instaló una fábrica de artillería, pionera de la siderurgia española–, la guerra con los franceses y el consecuente auge del contrabando y el bandolerismo. Arropada por este pasado intenso, Jimena traza una hermosa silueta blanca a caballo entre el monte y los valles, a la vista del litoral del Estrecho y la Costa del Sol de Málaga.

Visitas

Castillo y recinto amurallado

Castillo de Jimena.La villa-fortaleza medieval delimita un recinto alargado en la cresta de la colina, a unos 200 metros de cota. El conjunto, cimentado sobre materiales romanos y visigodos, se erigió en su mayoría a partir del siglo XIII, en época nazarí. La gran puerta con arco de herradura de la torre del Reloj franquea el paso al perímetro amurallado, ocupado antaño por el caserío, con grandes aljibes abovedados en uno de sus extremos. En el saliente rocoso que domina la población sobresale el alcázar, con líneas de muros almenados en torno al potente torreón circular del homenaje, ofreciendo un mirador privilegiado abierto a impresionantes panorámicas de la serranía y la costa.

 

Paseos y alrededores

Iglesia de la Misericordia.Entre el castillo y la estación del ferrocarril, que polarizó el crecimiento, se desenvuelve el casco urbano de Jimena, con un núcleo antiguo de hondo sabor cuajado de casonas y excelentes muestras de arquitectura popular –muros con infinitas manos de cal, cubiertas de teja morisca, portadas de ingenuo aire barroco, artísticas rejas de forja–. Las dilatadas calles en pendiente discurren, como una red de ríos y arroyos, según la topografía y desnivel del terreno, con edificios y espacios de nota como la antigua iglesia de la Misericordia, al pie de la fortaleza, la primera en consagrarse y erigida quizás sobre una mezquita, donde hoy se aloja un punto de información del Parque de los Alcornocales.

Iglesia de la Victoria.La iglesia de la Victoria, en el Barrio Alto, de un extinto convento del siglo XVI, el campanario neoclásico de la plaza principal, El Paseo, vestigio del templo de la Coronada, o, ya a unos 2 km, en la Estación, el santuario de la Virgen de los Ángeles, la patrona, con iglesia y el claustro de un antiguo monasterio fundado en el siglo XV.

 


Más legendario resulta el paraje del Baños de la Reina Mora.Baños de la Reina Mora, a espaldas del castillo, con huellas de construcciones en la roca que pudieran corresponder a un oratorio mozárabe de los siglos IX o X. En el término circundante abundan también los enclaves de interés. El abrigo de la Laja Alta, a unos 7 km. de la población, al fondo de la Garganta de Gamero, merece especial atención por la variedad de sus pinturas rupestres del I milenio a. C., con representaciones antropomórficas, motivos geométricos, animales y una serie poco habitual de escenas marítimas con embarcaciones.


La faceta natural de Jimena descubre todo su esplendor en el área comprendida en el Parque Natural de Los Alcornocales. El punto de información del Parque en la iglesia de la Misericordia despliega un jugoso recorrido acerca de sus aspectos naturales y humanos. Desde la ciudad, el río Hozgarganta señala un fascinante itinerario para disfrutarlo, a lo largo de un cauce en estado virginal encajado entre dehesas y cerros y cortando hoces y revueltas.

En el curso alto del río, a unos 6 km de Jimena, se halla la zona recreativa del Acebuchal y a continuación, el puente de las Cañillas, donde se encuentran los bosques mediterráneos mejor conservados del Parque, junto con una vegetación de ribera con fresnos y alisos y notables especies de helechos desde el punto de vista botánico. Aguas arriba, la orografía se hace cada vez más abrupta y el bosque más espeso, camino ya del poblado de la Sauceda y de Puerto Gáliz, en pleno corazón de los Alcornocales.

 

Distancias: 42 km a Algeciras, 243 km a Granada
Altitud:
203 metros
Provincia: Cádiz
Población:
9.355 habitantes

Puntos de Información:

  • Oficina Municipal de Turismo: Misericordia, s/n, (Antigua Iglesia de la Misericordia), Tel.: 956 640 569

{mosgmap mapid=85}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Almorávides y Almohades

Hotel Husa Reina Victoria
Ronda
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel AC Jerez
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Cortijo Barranco
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Puerto Sherry
El Puerto de Santa María
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel La Torre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
AC Algeciras
Algeciras
Ruta de los Almorávides y Almohades
La Casa Grande
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dulce Nombre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Viaja por: Ruta de los Almorávides y Almohades Ruta de los Almorávides y Almohades Jimena de la Frontera