Medina Sidonia

Restos del castillo en la parte más elevada del cerro.Una maravillosa cadencia de campiñas y cerros enmarca el viaje entre Alcalá y Medina Sidonia, dejando el Atlántico al oeste y el macizo de la sierra al este. La ruta progresa hacia el corazón de la provincia de Cádiz y surca hermosos paisajes cargados de evocaciones. Flanquea los campos de la Janda donde la derrota del rey godo don Rodrigo abrió las puertas de la Península a los musulmanes en el año 711, y al fin vislumbra en su montuoso emplazamiento la ciudad de Medina Sidonia, considerada una de las poblaciones con más solera del Mediodía andaluz.

Su germen se relaciona con los enclaves que establecieron los fenicios en la provincia a lo largo del I milenio a.C., llegando a adquirir un notable relieve en época romana bajo la denominación de Caesarina Augusta Assido. El papel de Assido se prolongaría durante el dominio visigodo, cuando destaca como sede episcopal y como una de las principales urbes de la región. Al igual que otras localidades hispanas de su categoría, la llegada de los musulmanes no alteró su rango, sino más bien al contrario.

Puerta de Belén.En sus primeros tiempos, Siduna es elegida como lugar de asentamiento por grupos de árabes yemeníes y palestinos que integran la aristocracia conquistadora, mientras su territorio es colonizado también por contingentes bereberes. Decisivo resulta el apoyo de los clanes de Sidonia en la proclamación del príncipe omeya Abd al-Rahman como primer emir independiente de al-Andalus en el año 756. Pronto  aparece con el título de ciudad, medina, a la cabeza de una extensa circunscripción o cora que abarca desde el Atlántico hasta la actual provincia de Málaga. Los conflictos internos y el ataque que sufrió por parte de los vikingos en el año 844 mermaron su importancia, pues la capitalidad de la cora se trasladaría en lo sucesivo a otros núcleos vecinos como Calsena o Jerez.

En el siglo XI pasa a depender del efímero reino de taifas de Arcos, y más tarde, del de Sevilla. Hacia el 1083 se ve incluso amenazada por Alfonso VI, cuyas acciones motivarían el desembarco de los almorávides en la Península poco después. Bajo el gobierno de éstos, la ciudad es citada como Madinat Abu Salim, escaseando las noticias acerca de ella hasta mediados del siglo XIII. Tras someterse a los castellanos a consecuencia de la toma de Sevilla, participó luego en el gran levantamiento de los mudéjares –los musulmanes que permanecieron en territorio cristiano–, hasta su definitiva reconquista en 1264 por Alfonso X.

Debido a su posición fronteriza frente a los dominios del reino de Granada, Medina Sidonia mantuvo un marcado carácter militar hasta el final de la Edad Media. Así, para garantizar su defensa, pasó a manos de la orden militar de Santa María de España y, más tarde, a la de Santiago. En pleno siglo XV, por último, fue cedida por Juan II al linaje de los Guzmán, condes de Niebla y, desde 1445, duques de Medina Sidonia, uno de los títulos más poderosos de la nobleza española. Bajo el gobierno de sus señores, Medina se dotó de ricos palacios, iglesias y conventos, que hoy dan sustancia a uno de los conjuntos históricos de mayor interés y atractivo de la provincia gaditana.

Visitas

Castillo, murallas y puertas

Caballerizas del Duque.El recinto medieval de Medina estaba presidido por el castillo, conectado con el cinturón de la muralla urbana. Las ruinas de la fortaleza se alzan en la parte más elevada del cerro; su obra se remonta a época omeya, a los siglos VIII al X, erigida sobre fundamentos romanos y reforzada con posterioridad por musulmanes y cristianos. Subsisten fragmentos de su núcleo central, el alcázar, dotado de una entrada en recodo, y la torre de Doña Blanca, con una cámara donde se reunía el concejo local en el siglo XVI. En sus inmediaciones se observan los vestigios de la Villa Vieja y el arco o puerta de Belén, junto a las Caballerizas del Duque. Además de restos de muros y torreones, del perímetro amurallado se han conservado asimismo la puerta del Sol y el arco de la Pastora, la puerta más significativa y menos transformada, una espléndida construcción en piedra del siglo x con doble arco de herradura.

Iglesia de Santa María la Coronada

Iglesia de santa María la Coronada.La iglesia mayor de Medina Sidonia señala el centro neurálgico del sector más antiguo del casco urbano. Plantada en el solar de una mezquita, la monumental edificación se inició a fines del siglo XV y se concluyó en el XVI, añadiéndosele la torre de campanas en la centuria siguiente. Está considerada un excelente ejemplo del llamado «gótico aristocrático», de la etapa tardía de dicho estilo, con algunos elementos platerescos. Presenta un airoso interior de tres naves con elaboradas bóvedas estrelladas en el crucero y la capilla mayor, donde brilla un artístico retablo con esculturas de mediados del XVI.

Conjunto arqueológico romano

Alcantarillado romano.Por la calle Espíritu Santo, en las cercanías del arco de la Pastora, se accede a un fascinante conjunto de galerías subterráneas romanas levantado en el siglo I. Se trata de un complejo sistema de alcantarillado y conducciones hidráulicas, con un pasaje principal abovedado, que dan idea de la importancia urbana que alcanzó la localidad a principios de nuestra era, un inusual testimonio del pasado que seduce por la originalidad de sus espacios y la maestría de su ejecución.

  

Paseos y alrededores

Fachada del Ayuntamiento.Con una dilatada panorámica de la sierra y el litoral atlántico a sus pies, el paseo por el sector más añejo de Medina conduce desde las alturas del castillo al barrio de Santa María, en torno a la iglesia mayor. La torre de Doña Blanca, el arco de Belén, la parroquia con sus elegantes cresterías, el convento de las «Monjas de Arriba», realzan la belleza de las calles breves, de casas encaladas, que se deslizan hacia el centro neurálgico de la ciudad, la plaza de España, ante la fachada del Ayuntamiento. Muy cerca se hallan el convento de San Cristóbal, o de las «Monjas de Abajo», exquisito obrador de dulces artesanos, y la calle de la Loba donde se alinean las casonas señoriales con preciosas rejerías, en dirección a la iglesia de Santiago, una edificación mudéjar de los comienzos del XVI, muy próxima a las galerías romanas.

Calle tipica del casco antiguo de la ciudad.Más allá se extiende el barrio de San Juan de Dios, uno de los más típicos y populares, jalonado por la iglesia del antiguo hospital de caridad. En los aledaños de Medina se localiza aún otro monumento repleto de historia, la ermita visigoda de los Santos Mártires, tenida por una de las iglesias más antiguas de Andalucía. Fundada por el obispo Pimenio en el año 630, contiene un torreón medieval, estelas y diversas piezas romanas que atestiguan su antigüedad. Las notas de interés jalonan asimismo los alrededores, con interesantes yacimientos arqueológicos, el monumental edificio del antiguo monasterio del Cuervo, áreas de soberbia naturaleza del parque de los Alcornocales, y los campos donde se cría el toro bravo.

Distancias: 73 km a Algeciras, 368 km a Granada
Altitud: 305 metros
Provincia: Cádiz
Población: 10.802 habitantes

Puntos de Información:

  • Oficina Municipal de Turismo: Plaza Iglesia Mayor, s/n. Tel. 956 412 404-956 410 005 (Ayto.)

{mosgmap mapid=93}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Almorávides y Almohades

Hotel La Torre
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Prestige Palmera Plaza
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Los Olivos
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel AC Jerez
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Reina Cristina
Algeciras
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Dos Mares
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Husa Reina Victoria
Ronda
Ruta de los Almorávides y Almohades
La Casa Amarilla
Tarifa
Ruta de los Almorávides y Almohades
Viaja por: Ruta de los Almorávides y Almohades Ruta de los Almorávides y Almohades Medina Sidonia