Zahara de la Sierra

Aunque son muchos los pueblos de la serranía gaditana que compiten en belleza, la estampa de Zahara impresiona de modo especial. La villa, como una piña blanca, se aferra a las faldas de un cerro al pie de un tajo vertiginoso coronado por el arrogante torreón del castillo, trazando un cuadro que parece surgido de la imaginación de un pintor romántico. La irresistible potencia de la sierra de Cádiz, de sus paisajes, de sus pueblos y de su historia se percibe aquí como en ningún otro lugar.

Vista del municipio y embalse de Zahara de la Sierra.Hallazgos arqueológicos y otras antigüedades hablan de la presencia por estos pagos de pobladores prehistóricos y de viejos asentamientos romanos, que algunos relacionan con la mal conocida ciudad de Lastigi. La consolidación de la villa en su actual enclave se produce en época musulmana, puede que en sus primeros tiempos, aunque no será hasta el siglo XIII cuando se documente ampliamente al citarse entre las fortalezas más codiciadas y combatidas de la frontera occidental del reino de Granada, dada su estratégica posición para controlar el paso por el valle del Guadalete y los accesos a las sierras de Grazalema y Ronda.
Durante tres siglos, su historia fue toda una epopeya que inspiraría incontables romances y leyendas. Célebre fue la entrevista que mantuvieron en Zahara en 1282 el rey Alfonso X el Sabio y el sultán de Marruecos Aben Yusuf, en la que el monarca castellano recabó el apoyó del príncipe magrebí para reducir la sublevación de su propio hijo, el infante don Sancho. Tras conversar «bajo la tienda de seda y oro procedente de Bagdad, Alfonso sentado en sitial alto, el marroquí en almohadón de plumas, a su lado…», Yusuf se avino a proporcionarle 60.000 doblas de oro a cambio de la «entrega de vacas para mejorara las marroquíes…», indicio de que no todo eran disputas entre cristianos y musulmanes, sino que también eran corrientes las relaciones de intercambio.

Más conflictivos fueron sucesos posteriores, como la primera toma castellana de Zahara en 1407, en el curso de una campaña del infante don Fernando «el de Antequera» quien también se apoderó entonces de Pruna y Torre Alháquime. Después de bombardearse la fortaleza, un tal Alonso, «que por ello recibirá el apellido de escalante», trepó por las murallas y consiguió abrir una brecha, precipitando la rendición de la plaza. Los ataques y las incursiones continuaron durante décadas, hasta que en 1481 los nazaríes lograron recuperarla en un asalto por sorpresa en la noche del 28 de diciembre. Sin embargo, esta victoria no concitó buenos presagios entre los granadinos, que temían la reacción cristiana. En efecto, el hecho puso en alerta a los Reyes Católicos, y les sirvió de pretexto para desencadenar la guerra definitiva contra Granada. Poco después, en 1483, el marqués de Cádiz, don Rodrigo Ponce de León, conquistaría Zahara al cabo de un breve asedio, recibiendo en recompensa el señorío de la villa y el título de marqués de Zahara, que en lo sucesivo quedarían vinculados al linaje de los Ponce de León y la casa de Arcos.

Visitas

Castillo

Castillo. Torre del Homenaje.En la escarpada peña que sobrevuela el pueblo se hallan los restos de la fortaleza y la villa amurallada, con el torreón del Homenaje en lo más alto. Aún se aprecian los cimientos y vestigios del cinturón de murallas y torres, obra nazarí construida entre los siglos XIII y XV, que encerraba el apretado caserío donde habitaban dos o tres centenares de vecinos, con calles que, según cuentan los cronistas, estaban «picadas en la piedra y hechas a mano y tan dificultosas de andarse que tienen escaleras…». La villa medieval, considerada «fortísima» en su tiempo, tenía una sola entrada, el Arco de la Villa, cuyos fragmentos se distinguen un poco más arriba de la plaza mayor del casco urbano de la población. El testimonio más señalado del conjunto defensivo es la torre del Homenaje, un poderoso bastión de base cuadrada, ángulos redondeados y dos plantas de altura con cámaras en el interior que constituía el reducto más fuerte del castillo, en una posición eminente «…superior a veces al vuelo de las aves y de las nubes».

Iglesia de Santa María de la Mesa

EIglesia de Santa María de la Mesa.l templo parroquial preside la plaza mayor a la sombra de la peña del castillo. Es una elegante edificación barroca concluida en 1755 bajo la dirección de Antonio Matías de Figueroa sobre los restos de una antigua ermita dedicada a San Francisco. En el exterior de la iglesia destacan la portada de mármol rosa de la fachada principal y el esbelto campanario con remate de azulejería. El interior se distribuye en tres naves con pilastras toscanas y una airosa cúpula de líneas curvadas sobre el crucero, ante el deslumbrante retablo dorado de estilo rococó, cuajado de esculturas y formas talladas, que adorna la capilla mayor.

 

Paseos y alrededores

Calle tipica del municipio.La villa de Zahara, modelo de «pueblo blanco», se dispone de manera concéntrica en la base del peñón donde despunta la solitaria torre del castillo. La plaza y la breve calle de San Juan que conduce hasta ella son los únicos espacios nivelados. El resto son callejas zigzagueantes, empinadas y angostas, con estrechas mesetillas, escalinatas y casas de una blancura inmaculada sobre las que contrastan las rejas y flores de ventanas y balcones. Además de la parroquia, en tan encantador laberinto sobresalen la moderna capilla de San Juan de Letrán, con su triple espadaña, y, a su lado, la sencilla torre del Reloj, de esquinas redondeadas y levantada en el siglo XVI. Desde la plaza, una rampa empedrada trepa hasta lo más alto del castillo, un extraordinario balcón panorámico desde el que se domina el conjunto del pueblo, adaptado con sabia naturalidad a las sinuosidades del terreno, y una dilatada perspectiva sobre las aguas del pantano, el valle del Guadalete y las sierras que se alzan enfrente, hacia Algodonales.

Embalse de Zahara de la Sierra.Tanto interés como la villa tienen los parajes de su término, aptos para la excursión más relajada o para internarse en los rincones más espectaculares de la sierra. La oficina de información de la plaza del Rey, además de un atractivo montaje acerca de la vegetación del parque natural de la Sierra de Grazalema, al que pertenece una buena porción del municipio, ofrece una buena guía para estas salidas. Cabe acercarse a las áreas recreativas de Arroyomolinos, aguas arriba de Zahara, junto al embalse, o a la huerta de Bocaleones, algo más abajo del pueblo, para disfutar de un agradable rato al aire libre. Hacia el interior del parque natural, a su vez, las posibilidades para el paseo, el senderismo, la bicicleta de montaña o las excursiones a caballo son innumerables. Una de las rutas más atractivas es la que lleva de Zahara al puerto de las Cumbres y el Pinsapar, atravesando el paisaje único del bosque de pinsapos, la rara especie arbórea que sólo se encuentra en las sierras de estos contornos. Muy recomendable, por su recorrido y destino fascinantes, es también la ruta de la Garganta Verde: el trayecto discurre a lo largo de un cañón que se cierra cada vez más, con paredes que alcanzan 200 m de caída, hasta la sorprendente Ermita de la Garganta, una gigantesca gruta natural donde los fenómenos geológicos han modelado en la roca caliza un sobrecogedor recinto de estalactitas y estalagmitas de cambiantes tonalidades.

Distancias: 185 km a Algeciras, 233 km a Granada
Altitud: 500 metros
Provincia: Cádiz
Población: 1.543 habitantes

Puntos de Información:

  • Oficina Municipal de Turismo: Plaza del Rey, 3, Tel. 956 123 114

{mosgmap mapid=99}

 

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Almorávides y Almohades

Hotel SFR Palacio Garvey
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Puerto Sherry
El Puerto de Santa María
Ruta de los Almorávides y Almohades
La Casa Grande
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Molino
Ronda
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Reina Cristina
Algeciras
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Los Jándalos Santa María
El Puerto de Santa María
Ruta de los Almorávides y Almohades
Cortijo Barranco
Arcos de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Hotel Jándalos Jerez
Jerez de la Frontera
Ruta de los Almorávides y Almohades
Viaja por: Ruta de los Almorávides y Almohades Ruta de los Almorávides y Almohades Zahara de la Sierra