Alcácer do Sal

La ruta pasa cerca de Águas de Moura, donde se ubican diferentes albergues rurales; y después vira hacia el sur, siguiendo de cerca el cauce del Sado. La denominación actual de la villa procede del árabe al-Kasser (alcázar) que fue capital de provincia durante la dominación musulmana. En 1217 la conquistó el rey Afonso II, con ayuda de los cruzados que iban camino de Siria y Tierra Santa, y fue entregada a la Orden de Santiago, que estableció aquí su sede.

Vista del Castillo desde el Río SadoAl pasar el puente sobre el Sado aparece la ciudad antigua, en el flanco de la colina, con las salinas cerca, y hasta la península de Tróia se extiende la Reserva Natural del Estuario del Sado, con zonas pantanosas. El castillo de Alcácer ha sido recientemente restaurado para albergar una Pousada; destaca la iglesia de Santa María do Sal, erigida dentro de las murallas del castillo, sobre la antigua mezquita. Los símbolos de la Orden de Santiago están esculpidos en piedra en la fachada, y en una de las capillas laterales se pueden ver los magníficos azulejos de principios del siglo XVII.

El importante conjunto religioso se completa, entre otros, con la iglesia matriz de Nossa Senhora da Assunçao, la ermita do Senhor dos Mártires, y la iglesia de Santiago. Desde Alcácer, la ruta da un salto de gigante para llegar a al próximo destino, Lagos, que es el punto de partida de un recorrido hacia el este, por el Algarve. Quedan muchos kilómetros de agradable descenso por tierras lusas, haciendo altos en pequeñas villas siempre siguiendo la línea que marca el océano.

Viaja por: Ruta de al-Mutamid Ruta de al-Mutamid Alcácer do Sal