Tocina

Vista general de TocinaA caballo entre Sevilla y Córdoba y a orillas del gran río vertebrador de Andalucía, se encuentra el municipio de Tocina. Su enclave en el corazón de la Vega Media del Guadalquivir sitúa a la localidad en un lugar privilegiado para la agricultura y las industrias derivadas. En su paisaje predominan los árboles frutales, que se convierten en un espectáculo de colores y fragancias en primavera: podremos apreciar las grandes extensiones del blanco azahar de los naranjos y la flor rosácea de los melocotoneros, árbol de la misma familia que los almendros. Tocina y Los Rosales es tierra ideal para el cultivo, y así ha sido a lo largo de la historia. Por tanto, no es raro que tras la conquista musulmana las tribus árabes mejor situadas en la escala social se asentaran en las estas fértiles tierras, como es el caso de Los Abadíes.

El primer miembro de los Abadíes llegaría a Al-Andalus en los primeros tiempos de la llegada del Islam (740 d.C). Los Banu Abbad procedían del distrito sirio de Emesa y se instalaron en la alquería de Yumin o Yawmayn, en el distrito de Tussana, la actual Tocina. Durante este periodo Tussana cobraría la importancia de ser el origen de una noble zaga, la Cuna de los Abadíes: la de "los reyes mecenas y poetas".
Tussana era, además de una alquería, un distrito o "iglim" dentro de la "Kora" o provincia de Sevilla.

Plaza de los Cuatro SantosTambién sabemos a través del Ajbar Machmua, que Abderramán I, el primer Omeya, quien se convirtiera en el primer emir independiente de Al-Ándalus, pasó revista a sus tropas en el distrito de Tussana, y juró el estandarte presente en toda la dinastía Omeya. Dicho episodio es considerado por algunos como el Origen Mitológico de la bandera de Andalucía, ya que fueron los colores andalusíes los que inspiraron a Blas Infante (1885-1936) para la elección de la bandera blanca y verde.

La aparición de restos arqueológicos del siglo XI con simbología cristiana, plantea la hipótesis de la existencia de una Iglesia primitiva, y por lo tanto, de una población cristiana en el lugar, lo que daría a Tussana mayor magnitud de lo que hasta ahora se ha pensado, pues es en los núcleos de cierta entidad donde se localizaban las minorías religiosas. Cuentan los manuscritos por otra parte, que el bisabuelo de Almutamid, fue zabazala (encargado de dirigir la oración en las mezquitas) en la arquería de Tussana. Este dato implicaría la existencia de una mezquita, que junto a la posibilidad de la Iglesia primitiva, así como con la condición de Iglim de Tussana, nos hacen suponer que el poblado tuvo que tener cierta relevancia en el momento.

Interior de la Ermita de la SoledadLo que conocemos hoy por Tocina tiene su origen tras la conquista cristiana en el siglo XIII. A partir de entonces se define el espacio ocupado por el actual núcleo de población y su término. Será la Orden de San Juan de Jerusalén, la Orden de Malta, la beneficiaria de estas ricas tierras por su participación en la conquista (1248 d.C).

De principios del siglo XVIII son la construcción del actual templo parroquial, sobre los restos de la antigua iglesia de la misma advocación -San Vicente Mártir- cuyo interior se exorna con numerosas obras, muchas desaparecidas en la actualidad. De la misma época es la fachada de la ermita de la Soledad

Ya a finales de este siglo y principios del XX la incipiente industrialización, la aparición del ferrocarril y los cultivos de regadíos supusieron un cambio extraordinario para el municipio. El mejor ejemplo es la aparición de un nuevo núcleo de población: Los Rosales.

Plato de alboronía, receta andalusíLa reciente Historia del núcleo urbano de Los Rosales se remonta a la aparición de la línea de ferrocarril entre Sevilla y Córdoba en 1860. A finales de siglo se ampliaron sus instalaciones con la bifurcación de la línea de Mérida, dando origen a la instalación de un depósito de máquinas, agua y carbón, con parada obligatoria de todos los trenes para su abastecimiento. No sería hasta 1914 cuando recibiría el nombre actual y definitivo de "Los Rosales". El impulso que supuso el ferrocarril se vio consolidado con la instalación en 1926 de la primera azucarera de esta provincia: "Azucarera Bética", que en 1935 pasó a manos del grupo "Ebro" y cambió el nombre por el de "Azucarera de San Fernando de Sevilla".

Viaja por: Ruta de al-Mutamid Ruta de al-Mutamid Tocina