Marchena

Orillada unos kilómetros al norte del eje principal de la ruta, que se apoya en la autovía A92, es una de las típicas grandes villas agrícolas y monumentales de la campiña sevillana. Menos trillada que otras por su posición, atesora, sin embargo, un patrimonio asombroso.

Vista general con la iglesia de San Agustín al fondo.El blanco caserío de Marchena se derrama entre dos colinas enmedio de la feraz cuenca del río Corbones, campos de interminables trigales en lo llano y geométricos olivares en las alturas. Tan fértil tierra estuvo poblada desde la edad del Bronce, multiplicándose los asentamientos en época romana. Quizás fuese la Castra Gemina de Plinio o, con mayor probabilidad, la Colonia Marcia establecida por Claudio Marcelo, el refundador latino de Córdoba. Su identidad clara y su nombre se deben, con todo, a los musulmanes, que la llamaron Marssen´ah. Será bajo los imperios magrebíes, en el siglo XII, cuando tome forma el trazado urbano que ha perdurado hasta el presente como base del casco histórico: una medina amurallada dominada por una recia alcazaba.

Arco de la Rosa, o puerta de Sevilla.Tras capitular ante Fernando III en 1240, Marchena mantuvo una nutrida población mudéjar que alentaría la tradición hispanomusulmana en ramos como, por ejemplo, la albañilería y la carpintería. Desde el siglo XIV perteneció a los Ponce de León, linaje de los marqueses de Cádiz y duques de Arcos, poderosa casa nobiliaria que la hizo capital de sus estados, promoviendo con su mecenazgo décadas de esplendor entre los siglos XV y XVIII. Decisiva resulta la aportación de entonces en la fisonomía del rico conjunto histórico-artístico que hoy se contempla.

Visitas

Recinto amurallado

Semioculto entre las casas o exento se conserva buena parte del complejo defensivo hecho sobre todo por los almohades en el siglo XII y renovado por los cristianos. Responde al esquema propio del islam occidental, con un amplio perímetro amurallado para la medina y la alcazaba en la cota más alta, la Mota. La alcazaba, rodeada de muros, barbacanas y torres como la emblemática Torre del Oro, de planta poligonal, cobijaba la ciudadela con los edificios principales y más tarde, el palacio ducal, núcleo que poco a poco se despoblaría. El caserío de la villa se protegió, a su vez, con una línea de muralla con torres visible aún en varios puntos: de la alcazaba a las puertas de Sevilla y Morón, de las Torres a la puerta de Osuna.

Santa María de la Mota, palacio y plaza ducal

Restos del palacio y entrada a la iglesia de Santa María de la Mota.En  la Mota destaca la primera iglesia, Santa María, iniciada a comienzos del XIV posiblemente sobre una mezquita, como apunta la labor andalusí de parte de su torre. De tres naves y un esbelto campanario con azulejos, el templo es un magnífico exponente del gótico-mudéjar nacido del cruce de corrientes musulmanas y cristianas. Entre otras piezas, guarda una escultura yacente de Cristo de Jerónimo Hernández de hacia 1575. Paredaño con la iglesia está el convento de la Concepción, establecido en 1631. Al sosiego de la clausura y los dulces de su torno une los preciosos objetos de arte de su capilla. En los solares anejos se hallaba el palacio ducal, del que se aprecian restos de arquerías y pinturas del sector de acceso. Ya extramuros de la Mota se abre la Plaza Ducal, antigua y espaciosa plaza mayor terminada en 1713, muy alterada.

Puertas de Sevilla y de Morón, Museo Coullaut Valera

Puerta de Morón, sede del Museo Coullaut Valera. Han subsistido dos de las puertas originales de las murallas de la villa. La puerta de Sevilla, o arco de la Rosa, de época almohade y reformada en 1430, aparece entre torreones, con paso bajo arco de herradura. La puerta de Morón, también de construcción islámica, aloja el museo del escultor local Lorenzo Coullaut Valera (1876-1932), con un ilustrativo repertorio de su obra.

 

San Juan Bautista, Museo Zurbarán

Iglesia de San Juan Bautista.En pleno casco antiguo resalta la iglesia de San Juan Bautista, levantada a partir de 1490, de estructura mudéjar con adiciones góticas y barrocas como la vistosa torre. A su empaque arquitectónico corresponde un contenido artístico sin parangón que incluye el retablo mayor, del XVI, una de las obras maestras del arte sevillano, la sobrecogedora cabeza del Bautista en alabastro de 1593, y los fondos del Museo Parroquial, con orfebrería, bordados y la estelar serie de nueve lienzos –Apostolado, Crucificado e Inmaculada– contratados a Francisco de Zurbarán en 1634.

Casa Fábrica, Muestra Arqueológica

En el caserón dieciochesco frontero a San Juan donde estuvieron los graneros de la iglesia, hoy casa de cultura, se exhibe la Muestra Arqueológica Municipal, con hallazgos prehistóricos, ibéricos, romanos y medievales que facilitan una didáctica lectura del pasado de la villa.

Iglesia de San Agustín

Sobre el altozano que domina los barrios al exterior de la muralla llama la atención el majestuoso buque –con un par de torres y cúpula – de este antiguo templo conventual, considerado uno de los edificios más relevantes de Marchena. Fue erigido en la segunda mitad del XVIII, presentando rasgos de transición del barroco al neoclásico y, en el interior, una original ornamentación de yeserías y pinturas con motivos de inspiración americana.

Paseos

Calle de Marchena con los característicos cierres y ventanas sobre poyetes enrejadas. La visita de Marchena ha de dirigirse primero a la Mota y el casco histórico, zona de monumentos, museos y calles como San Juan, Carreras, San Francisco, las Torres, donde proliferan las mansiones señoriales –como la llamada casa del Escudo – y las muestras de la genuina arquitectura doméstica de la campiña, con ventanas enrejadas salientes, cierros y balcones en fachada, zagüanes y patios de columnas. Desde la plaza del ayuntamiento y la vital encrucijada de los Cuatro Cantillos, junto a la puerta de Morón, se irradian los barrios fuera de la muralla, animadas áreas en las que no faltan referencias de interés, como son el convento de San Andrés, Santa Isabel –por la puerta de Osuna –, la iglesia de San Sebastián –sobre una ermita mudéjar –, Santa Clara, Santo Domingo y la iglesia de San Miguel y San Agustín. 

 

Distancias: 59,5 a Sevilla, 181,5 km a Granada
Provincia: Sevilla
Altitud: 132 metros
Población: 18.076 habitantes

Punto de Información:

  • Oficina Municipal de Turismo: Las Torres, 40, Tel. 955 846 167

{mosgmap mapid=60}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de Washington Irving

Hotel Abades Mirador
Loja
Ruta de Washington Irving
Hotel Manzanil Área
Loja
Ruta de Washington Irving
Hotel Finca Eslava
Antequera
Ruta de Washington Irving
Hotel Los Dólmenes
Antequera
Ruta de Washington Irving
AC Santa Justa
Sevilla
Ruta de Washington Irving
Hotel Palacio Marqués de la Gomera
Osuna
Ruta de Washington Irving
La Casa del Maestro
Sevilla
Ruta de Washington Irving
Restaurante El Cabildo
Sevilla
Ruta de Washington Irving
Viaja por: Ruta de Washington Irving Etapas de la Ruta Marchena