Baños de la Encina

La mayoría de los que pasan por la A4 no caen en la cuenta de que a tan sólo seis kilómetros por la carretera JV-5040 se encuentra uno de esos pueblos rebosantes de encanto y monumentalidad con los que Andalucía sorprende al viajero. Y es que Baños de la Encina es, sin duda, el más grato de los descubrimientos. Sobre una colina se recorta la silueta de un castillo con aires de leyenda; a sus pies se desparrama la villa, blanca, de tejados rojizos y dominada por el buque de una iglesia de piedra.

Vista general deBaños de Encina. Las raíces de esta hermosa villa se pierden en la lejanía de la Edad de los Metales, cuando estos parajes se convirtieron en un codiciado distrito minero. Diversos hallazgos arqueológicos lo confirman. El asentamiento actual nace, sin embargo, siglos después, en plena época andalusí y en relación con el castillo, origen y seña de identidad de la población. La imponente fortaleza se levantó a fines del siglo X por orden de al-Hakam II, cuyo reinado señala el período de máximo esplendor del califato. Mientras se trazaba la ampliación más deslumbrante de la mezquita cordobesa, se acometió un ambicioso programa de fortificaciones. Situado a media ladera en un estratégico enclave a la vista del valle del Guadalquivir, Bury al-Hamma, el «castillo de los baños», controlaba el camino entre Córdoba y la Mancha por Sierra Morena a través de los pasos del Muradal, Despeñaperros y del Rumblar. Tal fue su importancia, que hasta fines de la Edad Media su historia es un continuo relato de trueques y de cambios de mano.

Según las crónicas, el castillo de Baños fue tomado en 1147 por Alfonso VII, quien lo cedió en 1155 a su vasallo Abdelaziz de Baeza, para pasar después a los almohades. 

El desastre de las Navas arrastró luego su caída. Tras pertenecer unos años al emir de Baeza Abd Allah al-Bayyasi, en octubre de 1225 fue incorporado definitivamente a la corona de Castilla por Fernando III. Desde estas bases prepararía la conquista del norte y centro de la provincia de Jaén. El papel de Baños como plaza fuerte se prolongó hasta finales del XV, años turbulentos en los que fue asaltada varias veces. El lugar fue entregado al Arzobispado de Toledo y, desde 1458, al condestable Lucas de Iranzo. Al igual que otras localidades vecinas, su auge vino con la paz en el siglo XVI. Su población se multiplicó, y, al fin, en 1626 obtuvo el título de villa. Por entonces comenzaría a forjarse el espléndido casco antiguo de que hoy disfruta.

 

Visitas

Castillo de Baños

Castillo de Baños de Encina.Está considerado uno de los castillos de mayor interés de España, y de Europa, una rara joya de la arquitectura califal con más de diez siglos a sus espaldas. Pocas obras de tanta antigüedad se han conservado tan bien hasta hoy. Fue declarado monumento nacional en 1931. Una lápida en caracteres árabes proclama sobre la entrada que «En el nombre de Dios Clemente, el Misericordioso, mandó construir esta torre… al-Hakam II…, bajo la dirección de su servidor y caid Maysur… en la luna de Ramadán del año 357 de la Hégira», esto es, en el 968. Impresionante resulta la visión de su alargado perímetro hecho de tapiería de calicanto y rematado por almenas, con altos muros guarnecidos por quince torreones huecos de planta cuadrada. Ésta es la estructura del castillo primitivo, al que los almohades añadirían un antemuro.

La única entrada, orientada al mediodía, se dispone entre dos torres bajo elegantes arcos de herradura. En el interior se distingue una extensa plaza de armas y los baluartes del alcazarejo construido por los cristianos en los siglos XIV y XV, en cuyo vértice sobresale una torre del homenaje llamada la Almena Gorda. Desde su terraza se otean inolvidables panorámicas de los alrededores, con el embalse del Rumblar y Sierra Morena al fondo.

Iglesia de San Mateo

Iglesia de San Mateo.El sólido edificio de sillería del templo parroquial preside la plaza de la Constitución, señalando el corazón del casco histórico. La iglesia es de estructura gótica, construida fundamentalmente en los siglos XV y XVI y reformada con posterioridad hasta el siglo XVIII. Junto a la fachada principal se eleva la torre, un cuerpo prismático ochavado de líneas góticas y remates renacentistas similar a otros campanarios vecinos de Bailén o Linares. Digna de reseña es la portada que se abre a los pies del templo, la puerta «del Perdón», con arco de medio punto y un altorrelieve de San Mateo flanqueado por dos escudos de prelados jiennenses. Erigida en la segunda mitad del XVI, se atiene al canon clásico vigente en el Santo Reino por esas fechas. En el lado sur aparece otra portada, mucho más simple y también de aire clásico. El interior de la parroquia ocupa una planta de cruz latina, con bóvedas de nervadura y crucero barroco edificado a mediados del XVIII por el arquitecto carmelita fray Pedro de San José. Se observan varias capillas, como la del Pilar, la más antigua, el camarín de Nuestra Señora de la Encina, patrona de Baños, talla de origen medieval con ropajes barrocos, un artístico púlpito de 1746 y, en el altar mayor, el Sagrario decorado con un óleo de la escuela de Murillo.

Calles y casas de la Villa

 Casa de los Priores.El sector primitivo de la población se desarrolló entre el castillo y la actual plaza de la Constitución, donde se alzan la iglesia y la Casa Consistorial, con armónica fachada de sillería en la que campea un escudo real de principios del XVI. En la misma plaza y sus aledaños se distingue un valioso conjunto de casas solariegas de los siglos XVI a XVIII labradas en piedra, con portadas y herrajes de gran interés. Han de citarse la Casa de los Priores, al lado del Ayuntamiento, la Casa de los Salido, con una amplia balconada saliente de forja, la de los Delgado de Castilla y la de los Molina de la Cerda, Salcedo y Galindo, con pórtico de columnas toscanas, y otras que se suceden, entre casas populares blanqueadas, por la plazuela del Rosario y por las calles Eras, Trinidad o Santa María.

Ermita del Cristo del Llano

El casco urbano de Baños creció hasta el altozano de este santuario concluido en 1690 en el que se custodia la venerada imagen del Crucificado. Es un sencillo templo «de cajón», de austera fachada, al que se adosaron diversos aditamentos en el siglo XVIII. Espectacular resulta el camarín, una de las obras clave del barroco de la provincia, un exuberante sancta sanctorum cuajado de yeserías, esculturas, pinturas murales y espejos que recrean una atmósfera fascinante de luces y colorido. Estilísticamente enlaza con las refinadas realizaciones del foco de arquitectura rococó del Sur de Córdoba.

<hrdata-mce-alt="paseos" class="system-pagebreak" title="Paseos y alrededores" />

Paseos y alrededores 

Plaza de la Constitución.Baños de la Encina invita a divagar con calma por sus históricos rincones y monumentos. El castillo, la villa vieja centrada por la plaza de la Constitución, de la que partenlargas calles tachonadas de casonas nobles, introducen al viajero en un mundo de sensaciones. El disfrute, además, puede continuarse por los alrededores y por el extenso término del municipio, un escenario ideal para las excursiones.

 

 Ermita de la Virgen de la Encina.A 4 km. al este de la villa se halla la ermita de la Virgen de la Encina, polo de atracción de la concurrida romería local. Entre olivares, una encina centenaria, como aquélla en la que Nuestra Señora se apareció a un pastor, marca el paraje. Descansa junto al santuario, labrado en piedra y terminado hacia 1621. A corta distancia se sitúa la ermita del Cristo del Camino, una sencilla y geométrica obra de 1719. 

La campiña y los contrafuertes de Sierra Morena pueden recorrerse a lo largo de circuitos a pie que muestran el paisaje tradicional y natural de los contornos. Las rutas de las Ermitas, de los Ruedos y de la Dehesa Santo Cristo, discurren por el entorno humanizado del pueblo. Los senderos del río Rumblar y arroyo Andújar, de la Galiarda, al oeste de Baños, y Peñalosa se introducen, en cambio, a través de agrestes parajes rocosos, atajados por la acción del agua y salpicados de vetustos enclaves de interés arqueológico.

 

<hrdata-mce-alt="info" class="system-pagebreak" title="Información práctica" /> Distancias: 49 km a Jaén, 139 a Granada
Provincia:
Jaén
Altitud:
425 metros
Población:
2.715 habitantes

Puntos de Información:

  • Área de Turismo.
    Culmina. Servicios Turísticos y Culturales, C.B.
    Callejón del Castillo, 1,
    Tel. 953 613 229 - 651 436 478

 


{mosgmap mapid=30}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Nazaríes

Área de Servicio Abades Bailén
Bailén
Ruta de los Nazaríes
Hotel Alvar Fáñez
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacio de los Salcedo
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Restaurante la Almazara
Píñar
Ruta de los Nazaríes
Hotel la Casona del Arco
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacete Santa Ana
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Husa Rosaleda de Don Pedro
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel Puerta de la Luna
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Viaja por: Ruta de los Nazaríes Etapas de la Ruta Baños de la Encina