Iznalloz

Vista de Íznalloz.El viaje cubre las últimas etapas hacia la capital de la Alhambra y se aproxima al eje viario, la autovía A44, que conecta directamente Jaén y Granada. Muy cerca de este camino secular, sobre el Tajo de la Hoz que forma el cauce del río Cubillas, se asienta la villa de Iznalloz, la veterana capital comarcal de los Montes Orientales. En su solar han aflorado testimonios prehistóricos, abundantes, por otra parte, en su término municipal, sobre todo en las numerosas cuevas que lo salpican, pero sobre todo, de modo más fehaciente, se han localizado vestigios romanos. Así, el puente que cruza el río al pie de la población es enlace de las calzadas que comunicaban el área de Cástulo y el Alto Guadalquivir con la vega y costa granadinas y con las tierras de Guadix y Baza, nudo, por tanto, entre las provincias Bética y Tarraconense. En tan escogida encrucijada estaba el precedente romano de Iznalloz, la ciudad de Acatucci citada en los itinerarios del Imperio. El hallazgo de una magnífica escultura de bronce del siglo III, el llamado «togado de Periate» –preservado en el Museo Arqueológico de Granada–, por el cortijo donde se descubrió, en la linde con el término de Píñar, ha venido a confirmar la relevante presencia romana.

Vista de uno de los torreones del castillo.En época andalusí, la localidad se perfila como villa y adopta su nombre definitivo al amparo de su fortaleza: Iznalloz, esto es, Hisn al-Lawza, el castillo del almendro, defensa crucial de las rutas de penetración norte-sur camino de Granada, situación que le valió una señalada función estratégica al crearse el reino nazarí. Su guarnición respaldaba las avanzadillas de Cambil, Huelma y Píñar, y toda una red de torres y atalayas. En los siglos XIV y XV, Iznalloz aparece envuelta en las escaramuzas de frontera: una vez en 1317, cuando el infante don Pedro se aproxima a tres leguas de Granada «fue a Asnallos, e combatiola…», de nuevo en 1464 cuando el condestable Lucas de Iranzo capitanea una expedición real en la que «volvieron camino de Aznalloz, donde ya muchos caballeros e peones de los moros les tenían tomada delantera, e todos los puertos embargados...e con asaz trabajo subieron una grande cuesta que está junto con Aznalloz cerca de unas viñas, e sobidos en un llano que se face arriba de la cuesta, arremetieron contra los moros…». La frecuencia de sucesos aumenta hasta su caída en 1486, arrastrada por la pérdida de Cambil. En el siglo XVI sigue su repoblación, convertida en granero de la capital gracias a las ricas tierras cerealeras de su extenso distrito rural.

 

Visitas

Castillo

Vista general de Íznalloz con Torreón al fondo.Los escasos restos de la fortaleza y las murallas están integrados en la población actual, situados en la parte superior, en la meseta recortada por el Tajo de la Hoz delimitado por el cauce del río Cubillas. Los mayores vestigios son una torre de tapial y mampostería con verdugadas de piedra y otras dos torres superpuestas a diferente nivel, con sillares en las esquinas. Son construcciones nazaríes sobre obras precedentes, quizás almohades. Asociados al recinto defensivo se han hallado además restos prehistóricos y romanos.

Iglesia parroquial

El monumental cuerpo de sillería del templo campea por encima de casas blanqueadas y tejados al pie del promontorio con los restos del castillo.

Iglesia parroquial de Íznalloz.Su rotundo empaque es todo un manifiesto de la cristianización emprendida tras la conquista por las autoridades religiosas de Granada en las villas del antiguo reino nazarí. Fue proyectado por el arquitecto Diego de Siloé, artífice de un vasto programa de construcción de parroquias en la diócesis y autor del trazado básico de la catedral granadina. La iglesia de Iznalloz responde de manera modélica a los cánones renacentistas que introdujera Siloé, con planta rectangular de tres naves divididas por pilares cruciformes con capiteles corintios en los que apean bóvedas de compleja factura y nervaduras de resabios góticos. A los lados se abren capillas hornacinas. El presbiterio se cubre con bóveda de casetones con decoración de cartelas, guirnaldas y el escudo imperial, mientras en los testeros laterales resaltan los escudos del arzobispo Guerrero debidos a la mano magistral del escultor Alonso Hernández. La sacristía presenta una rica armadura de complicada y original geometría. La cabecera se ejecutó entre 1549 y 1558, realizándose a continuación los dos primeros tramos y el perímetro externo. La rebelión de los moriscos de 1568, sin embargo, frustró las obras, que se suspendieron en 1573. En adelante, apenas se hicieron sino intervenciones parciales, como la erección de la torre, concluida en 1616. Los intentos posteriores, sobre todo del siglo XVIII, resultaron baldíos, quedando el edificio inconcluso. A este estado se añadieron los daños causados por las tropas francesas durante la Guerra de Independencia.

 

Paseos y alrededores

Ermita de Nuestra Señora de los Remedios.El paseo por Iznalloz revela la diversidad de culturas que se superponen en la población. A la entrada, se contempla el puente romano de un ojo, labrado con sillares hacia el siglo I a. C., que salva el cauce del Cubillas. Arriba, en la colina circundada por el río, se alzan los restos del castillo, y a sus pies, la voluminosa iglesia parroquial, con fachada a la plaza de la Iglesia, eje del casco antiguo. Muy cerca, en la ladera que cae a un lado de la parroquia, se halla el modesto edificio del antiguo Hospital, que luego también fue pósito o almacén de granos del común, botica, cine y otros cometidos. En su interior conserva una interesante armadura mudéjar. El núcleo moderno del municipio reside en torno a la plaza de la Constitución, donde se ubica el Ayuntamiento y un viejo pilar blasonado.

Junto al camino hacia Deifontes, aguas abajo del Cubillas, se encuentra la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de Iznalloz. El sencillo edificio del santuario, de una nave con armadura de tradición mudéjar, remonta sus principios al siglo XVI. Muy remozada, la ermita fue reconstruida en 1960, añadiéndosele dos torres en fachada.

 

Sierra Arana y las cuevas

Al sur de Iznalloz se levantan los espectaculares macizos calcáreos de Sierra Arana, coronada por la Peña de la Cruz, a 2.029 m. de altitud. La sierra dibuja un enclave de belleza arrebatadora, cambiante al ritmo de las estaciones, donde el tapiz de la nieve caída se mantiene durante períodos prolongados. En sus laderas crecen bosques de pinos centenarios y masas de monte mediterráneo en las que abundan las plantas aromáticas como el tomillo y el romero, antaño recolectadas para la elaboración de esencias. La zona tiene también un notable interés faunístico por la presencia de mamíferos como la cabra montés, jabalí, zorro, tejón, gato montés, gineta y ardilla, y de una gran variedad de aves entre las que destacan el águila real, azor, cernícalo, milano, búho, así como abejarucos, zorzales o perdices. En pleno corazón de la sierra, a 6 km. de Iznalloz, se sitúa el paraje de El Sotillo, área de esparcimiento preparada para acoger al visitante, con casas forestales restauradas y un curioso Museo de Micología donde se explica e ilustra todo lo tocante a las setas, organismos que proliferan en este ámbito serrano. El Sotillo es un punto de partida ideal para la diversidad de excursiones y prácticas deportivas a que invita Sierra Arana.

Particular atención merecen, además, las numerosas cuevas y simas que salpican esta sierra de formaciones cársticas, modeladas mediante la paciente transformación de la roca caliza por el agua. Junto a las cuevas de las Azuelas o de la Giganta, utilizadas por el hombre desde el Neolítico, la cueva del Agua del Peñón del Asno goza de especial consideración entre espeleólogos, geólogos, arqueólogos o simples aficionados gracias a su impactante fisonomía y espacialidad, con un lago y manantiales en su interior y recintos como la llamada Sala de la Música, cuajada de pequeños cristales de calcita.

Distancias: 65 km a Jaén, 35 a Granada
Provincia: Granada
Altitud: 805 metros
Población: 7.046 habitantes

Puntos de Información:

  • Ayuntamiento: Plaza de la Constitución, 7, Tel. 958 384 051

{mosgmap mapid=51}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Nazaríes

Hotel las Casas del Cónsul
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hospedería Rural Palacio Guzmanes
Baños de la Encina
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacio de los Salcedo
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Partner La Imora
Jaén
Ruta de los Nazaríes
Hotel TRH Baeza
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Área de Servicio Abades Puerta de Andalucía
Santa Elena
Ruta de los Nazaríes
Área de Servicio Abades Bailén
Bailén
Ruta de los Nazaríes
Restaurante la Almazara
Píñar
Ruta de los Nazaríes
Viaja por: Ruta de los Nazaríes Etapas de la Ruta Iznalloz