Jimena

Vista de Jimena.Después del banquete monumental de las etapas precedentes, viene un cambio de tono, la Ruta toma un sesgo más íntimo y despliega otras facetas del paraíso interior de Jaén. Fina, alargada y blanca, Jimena dibuja las curvas de nivel en la vertiente norte del macizo de Sierra Mágina. De entrada se percibe la sencilla hospitalidad del pueblo, y la vigorosa naturaleza del entorno. Los vergeles y huertas que refrescan la villa dan idea del caudal de agua que fluye de la montaña, pues como dijo el poeta Antonio Machado «en Jimena, tienen más agua que sed». El paisaje se embravece en las tierras altas del término, con manchas de bosque y pastos entre roquedales y paredes de vértigo que culminan en los picos del Aznaitín. Abajo, en contraste, la campiña se remansa en lomas cubiertas de olivos hasta perderse en el horizonte.

Además del aire serrano y los afamados higos y brevas de sus higueras, en Jimena se degusta el misterio, el romance y la historia. Los remotos pueblos ganaderos del Calcolítico que nomadeaban por las sierras meridionales dejaron su huella en la Cueva de la Graja, encima mismo del pueblo, con enigmáticas pinturas esquemáticas de hace cinco mil años. En el paraje de Cánava, en Recena y sobre todo en el Cerro Alcalá los vestigios se acumulan en un estrato continuo. En Alcalá se reconocen fortificaciones y necrópolis ibéricas desde el siglo VI a. C. y, a partir del III a. C., una fase romana que se ha identificado con la ciudad de Ossigi de las fuentes clásicas.

En época musulmana surgieron las alquerías y refugios fortificados entre los que se contaría Jimena. A finales del siglo IX la zona pertenecía a los Banu Habil, rebeldes muladíes que se habían hecho fuertes en los castillos rurales de San Istibin, Santisteban, al lado de Jimena, Bagtawira, Margita y quizás la propia Xemena. A resultas de la toma de Baeza, en 1234 un ejército castellano se apodera de Jimena, que se convierte en villa de frontera sujeta a incesantes avatares. Tanto es así que en 1401 la conquistan de nuevo los musulmanes, hasta que en 1431 Pedro García de Herrera recupera el castillo en un sorpresivo asalto nocturno. Aún habrían de cambiar los acontecimientos, pues en 1457 Enrique IV la toma de nuevo. Los sobresaltos no terminan hasta el siglo XVI, cuando la población sirve de baluarte a los comuneros alzados contra Carlos I. Al compás de estos sucesos la villa se afianza bajo el señorío de diversos nobles y de la orden de Calatrava, para engrosar desde 1543 las posesiones del secretario imperial don Francisco de los Cobos. En las décadas del medievo Jimena nace a la literatura presentada en las Serranillas del marqués de Santillana, quien por entonces guerreaba y se solazaba por estos pagos: «Preguntéle dó venía / después que la ove salvado, /o quál camino facía. / Díxome que de un ganado / quel guardavan en Razena, / por coger e varear / los olivos de Ximena».

 

 

Visitas

Castillo

Torreón del Castillo árabe.La pequeña fortaleza de Jimena domina su núcleo antiguo al borde de un talud. Delimita un recinto más o menos cuadrangular «labrado parte de piedra de cantería e parte de tapiería», cuyos muros se hallan embebidos y parcialmente ocultos por el caserío que se le adosa. El elemento más destacado es la torre del homenaje, de planta cuadrada y unos veinte metros de altura, construida de mampostería regular con cadenas de sillarejo en las esquinas. Alberga dos aposentos con bóvedas de crucería y un sótano que posiblemente fuese el aljibe. En una de las salas de la torre se observan restos de pinturas murales esquemáticas en tonos negro y rojizo, a las que se superpone, con diferente cromatismo, una curiosa y original representación, dado el lugar, de una escena naval. La fortificación pasa por ser de origen musulmán rehecha por los cristianos. La torre se ha fechado a principios del siglo XIV.

Iglesia de Santiago

Iglesia de Santiago.La fábrica inicial de la parroquia es gótica, reformada luego con detalles de gusto renacentista y reconstruida en 1960, cuando se le añadió el actual campanario. La obra primitiva se percibe en la cabecera del templo, en la capilla mayor cubierta por bóveda estrellada y precedida por un arco toral apuntado que la separa de las naves del templo.

 

 

 

Paseos y alrededores

La parte más antigua de Jimena se arracima en un saliente jalonada por la torre del castillo. Tiene su foro público en la plaza de la Constitución, centrada por un pilar con cuatro caños de hierro, que aquí el agua es protagonista, y adornada por las fachadas del Ayuntamiento y la espigada Torre del Reloj. Desde la plaza se ramifica un cautivador laberinto de calles y plazuelas que retienen todo el sabor del urbanismo andalusí.

Portada de un caserío de Jimena.Una atmósfera de intimidad y sosiego envuelve al paseante a lo largo de esta trama de cuestas y callejas estrechísimas, de perspectivas cerradas, quiebros y rincones. Entre viviendas populares típicas de la arquitectura serrana –fachadas lisas y encaladas, de tres alturas bajo el alero de los tejados– salen al paso la iglesia de Santiago, y venerables casas solariegas, como la de la calle Iglesia, de 1713, con portada de piedra y ventana central con artística reja de forja. Un ambiente tradicional en el que todavía subsisten labores artesanas como la cestería de mimbre, datada en la comarca desde época musulmana.

Cueva de la Graja.Tan sugerentes como las calles de Jimena resultan sus alrededores. El ascenso hasta la Cueva de la Graja, que sobrevuela Jimena desde los cortados, conduce a un monumento histórico poco usual, un abrigo rocoso donde se observan pinturas con grupos de figuras humanas y de animales de corte esquemático trazadas en tonalidades rojas. Descubiertas en 1902, forman uno de los conjuntos más interesantes del arte prehistórico de la Península, datables en el tercer milenio a. C. Otro enclave indispensable cercano a la localidad es el paraje de Cánava, el frondoso reducto de verdor con un manantial al pie de la sierra donde se sitúa el santuario de la patrona, la Virgen de los Remedios. Olivos, higueras, almendros, palmeras, álamos, un bosquete arrullado por el agua, sombrea la ermita, sencillo edificio construido en 1910 con espadaña y camarín en el interior.

Vistas desde Jimena del olivar.Ladera arriba, hacia las crestas dominadas por los picos del Aznaitín, se alcanzan las formaciones calcáreas con vegetación mediterránea del Lanchar. El aire puro y las fantásticas vistas recompensan con creces la excursión hasta estas dehesas y pastizales en el regazo de Sierra Mágina. A partir del Lanchar, las paredes rocosas se remontan hasta los 1.700 m. acompañadas por el vuelo de grajillas, cernícalos y otras rapaces, un sector que ya forma parte de los espacios protegidos del Parque Natural de Sierra Mágina. En el interior del macizo pueden visitarse también las localidades de Torres y Albánchez de Mágina, conectadas por gratificantes trayectos de montaña.

Junto a estos paisajes proliferan los lugares de connotaciones históricas. En la zona oriental del término se señalan los restos del castillo medieval de la Fuente del Moro. En el cerro Alcalá, en el espolón más avanzado de la sierra, afloran los restos de un poblado ibérico establecido en el siglo VI a. C. al que se superpuso una ciudad romana amurallada en todo su perímetro. En la campiña, sobre un peñón al lado del río de Torres, se localizaba, por último, el castillo de Recena, que fue donado a la ciudad de Baeza por Alfonso X en 1254.

Distancias: 36 km a Jaén, 126 a Granada
Provincia: Jaén
Altitud: 606 metros
Población:
1.675 habitantes

Puntos de Información:

  • Ayuntamiento: Plaza de la Constitución, 1, Tel. 953 357 001 - 953 357 392

{mosgmap mapid=43}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Nazaríes

Hotel Alvar Fáñez
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel las Casas del Cónsul
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel Partner La Imora
Jaén
Ruta de los Nazaríes
Hotel Husa Rosaleda de Don Pedro
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Restaurante la Almazara
Píñar
Ruta de los Nazaríes
Gran Hotel Triunfo Jaén
Jaén
Ruta de los Nazaríes
Hospedería Rural Palacio Guzmanes
Baños de la Encina
Ruta de los Nazaríes
Hotel Campos de Baeza
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Viaja por: Ruta de los Nazaríes Etapas de la Ruta Jimena