Mengíbar

A partir de Bailén, la autovía A-44 se dirige al sur, baja hasta el fondo del valle y se encuentra con el Guadalquivir. El río, que se remansa y empieza a hacerse grande en su curso medio, se entretiene formando meandros por la campiña. Varias poblaciones se divisan aupadas en estratégicos cerros, mirándose desde sus atalayas. Así aparece Mengíbar, en la margen izquierda del cauce, sobre un suave promontorio cónico culminado por la silueta de un torreón medieval.

Torre exenta del Castillo de Mengíbar.Los antecedentes de la villa, hoy volcada en la agricultura y la industria, arrancan bien pronto, en los albores del primer milenio antes de nuestra era. En el paraje de Maquiz, o las Torres, al este de Mengíbar y cerca de la unión del Guadalbullón con el Guadalquivir, se ubicó una de las ciudades más prominentes del interior de Andalucía en la Antigüedad, Iliturgi, citada por Tito Livio e importante en la Segunda Guerra Púnica. En ella, debido a la traición de sus habitantes, se dice que murió uno de los Escipiones; como castigo, la ciudad fue destruida poco después, en el 206 a. C., por orden de Escipión «el Africano», quien antes había derrotado a los cartagineses en Baecula. Según demuestra la arqueología, el asentamiento primitivo, que ha desvelado auténticas joyas de la cultura ibérica como un tesorillo, adornos de bronce de un carro y otras piezas expuestas en el Museo Arqueológico Nacional, mantuvo su continuidad en época romana, cuando Iliturgi señalaba el confín oriental de la provincia Bética. Al cabo del Imperio y del reino visigodo, sin embargo, se despobló. La población empezó a agruparse en su emplazamiento actual con los musulmanes, alrededor de una incipiente fortificación.

Integrada en la cora o provincia de Yayyan, Jaén, las primeras noticias de Mengíbar surgen en 1225, cuando Fernando III ataca su castillo y otros próximos a la vuelta de una expedición contra la vega de Granada. Puede que en ese momento pasara a manos castellanas, o un par de décadas más tarde, al rendirse Jaén. En su etapa cristiana,  creció y robusteció sus defensas de modo considerable, y a mediados del siglo XV participó activamente en las luchas entre la liga nobiliaria y los partidarios de Enrique IV, quien la visitó en dos ocasiones, siendo agasajado en una de ellas, en 1464, con una corrida de toros, una de las noticias más tempranas de este tipo de festejos tan característicos de la Península. Prueba de su ascendente prosperidad es que en 1574 Mengíbar recibió el título de villa junto con la independencia de la ciudad de Jaén, a la que había pertenecido hasta entonces.

 Su historia posterior transcurrió como la de un tranquilo núcleo campiñés, si acaso sobresaltada por sucesos como el combate entre franceses y españoles que tuvo lugar en sus cercanías como preludio de la batalla de Bailén en el verano de 1808. La reciente modernización de Mengíbar ha venido de la mano de las iniciativas industriales y de la sustancial mejora y modernización de la agricultura.

 

Visitas

Torre del castillo

Torre exenta del Castillo de Mengíbar. El castillo de Mengíbar, edificado inicialmente por los musulmanes y muy reconstruido en época cristiana, ocupaba la parte más elevada del cerro donde se asienta la localidad. Era de planta rectangular, con varios torreones adosados a los muros y una torre del Homenaje exenta en el centro del patio de armas, impresionante baluarte de sillarejo de más de 25 metros de altura que todavía domina el caserío al lado de la plaza de la Constitución. La torre, restaurada y visitable en la actualidad, está considerada una de las mejores obras de fortificación de la provincia. En su interior alberga tres cámaras superpuestas, la inferior con acceso al aljibe y cubierta por bóveda vaída de ladrillo, y las superiores con sendas bóvedas separadas por arcos apuntados de piedra y ladrillo. En los aposentos se ven las tinajas empotradas en el suelo donde se almacenaban provisiones. Desde la terraza del torreón se obtienen inmejorables vistas del conjunto de la villa y del paisaje circundante surcado por el Guadalquivir.

Iglesia de San Pedro Apóstol

Espadaña de la iglesia de San Pedro Apóstol.El primer templo de Mengíbar, quizás plantado sobre el solar de una mezquita, fue comenzado en el siglo XV. La mayor parte de su fábrica, con todo, se realizó en el XVI, concluyéndose a principios del XVII. Constituye un magnífico ejemplo de la arquitectura renacentista de Jaén, con una estructura común a la de otras parroquias de la provincia. En su obra intervinieron Francisco del Castillo «el Viejo», según reseña un documento de 1558, y Alonso Barba, seguidor de Andrés de Vandelvira que culminó su labor hacia 1580. La iglesia es de planta basilical con tres naves bajo bóvedas vaídas que apean en gruesos soportes cilíndricos y pilares cruciformes, con cabecera de testero plano y bóveda de casetones sobre el presbiterio. De su ajuar litúrgico destaca la custodia de Corpus, obra de Juan Ruiz «el Vandalino», autor también del monumental templete eucarístico de Jaén.

Casa Palacio de los Señores de la Chica

Muro-fachada principal de la Casa Palacio de los señores de la Chica.Colindante con la torre se encuentra esta casa palacio que perteneció a los Ponce de León, condes de Garcíez y duques de Sessa y Montemar, hasta recaer en la familia que actualmente la posee. El acceso se dispone en un muro almenado, tras el cual se abre el patio porticado que sirve de eje a la construcción. En sus galerías se distribuyen numerosos hallazgos ibéricos y romanos descubiertos en cerro Maquiz, la vieja Iliturgi. Una portada, con la fecha de 1663, da entrada a las dependencias de la residencia.

Casa de la Inquisición

Fachada de la Casa de la Inquisición.En la calle Jaén, no lejos de la plaza, resalta la notable portada de la Casa de la Inquisición, así llamada por ostentar en su dintel el emblema del Santo Oficio. Obra definales del siglo XVII, ofrece una equilibrada composición con la portada almohadillada y una ventana sobre ella con reja saliente de forja y decoración de escudos, pináculos y diversos motivos tallados en piedra. 

 

 

 

Paseos y alrededores

Casa Palacio de los Señores de Chica.El cogollo monumental de Mengíbar se desenvuelve en torno a la plaza de la Constitución, el centro de la villa. A un costado se alzan el emblemático torreón, la Casa Consistorial y la Casa Palacio de los Señores de la Chica y, enfrente, los artísticos volúmenes de la iglesia de San Pedro Apóstol. 

A partir de este espacio se ramifican las vías estrechas y retorcidas del casco antiguo, que encierran todo el sabor y el tipismo de sus orígenes medievales, tachonadas de cuando en cuando por las portadas de  Mansiones nobiliarias. Más abajo discurren las arterias de la calle Real y Corredera, que conectan con los barrios de formación más reciente.

De la autovía A44, a la altura de la desviación que conduce al pueblo, en dirección opuesta, sale el camino asfaltado que lleva a cerro Maquiz o cortijo de las Torres, donde se hallan el yacimiento de la  antigua ciudad iberorromana de Iliturgi y la ermita de la Magdalena.

 

Distancias: 21 km a Jaén, 111 a Granada
Provincia:
Jaén
Altitud:
323 metros
Población: 9.102 habitantes

Puntos de Información:

  • Ayuntamiento: Plaza de la Constitución, 1, Tel. 953 370 025

{mosgmap mapid=32}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Nazaríes

Área de Servicio Abades Bailén
Bailén
Ruta de los Nazaríes
Hotel TRH Baeza
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hospedería Rural Palacio Guzmanes
Baños de la Encina
Ruta de los Nazaríes
Hotel Puerta de la Luna
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacio de los Salcedo
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Área de Servicio Abades Puerta de Andalucía
Santa Elena
Ruta de los Nazaríes
Hotel Husa Rosaleda de Don Pedro
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Viaja por: Ruta de los Nazaríes Etapas de la Ruta Mengíbar