Porcuna

La carretera A-305 divaga por el olivar inmenso que crece hacia el reborde del valle, al sur, por donde se vislumbra Porcuna a una docena de kilómetros, en el cruce con la A-306 Córdoba-Jaén. La metáfora del mar de olivos con que se pinta esta tierra tiene aquí un sentido literal. Sólo los cauces de arroyos y caminos y las blancas manchas de los pueblos interrumpen la trama continua de las hileras de árboles. Si la vecina Arjona era un hito esencial en esta Ruta dedicada a los nazaríes, Porcuna no lo es menos, al situarse también en primer plano de los avatares de la dinastía granadina, además de representar una síntesis ejemplar de las culturas que más honda huella dejaron en la provincia.

Ventana.Torre de Boabdil.La condición estratégica de la villa salta a la vista: vigila el vasto espacio de la campiña desde su cerro, en el puerto de paso de importantes vías de comunicaciones. Rica en arqueología, Porcuna resume una secuencia de poblamiento que arranca del Paleolítico y alcanza su apogeo inicial con la formación del núcleo de Ipolca al final de la Edad del Bronce. Entre el siglo VI a. C. y el dominio romano, desempeña un papel político de primer orden, reflejado en hallazgos como la fabulosa colección de esculturas ibéricas de un monumento funerario del siglo VI a. C. descubiertas en Cerrillo Blanco, a un paso del casco urbano. Su preeminencia continua con los romanos, cuando toma el nombre de Obulco, favorecida por César por haberle respaldado en su campaña contra Pompeyo en el año 45 a. C. La abundancia de restos arquitectónicos muestran la notable ciudad que llegó a ser.

Torre de Boabdil.Este horizonte apenas se alteró al pasar a formar parte de al-Andalus. Llamada en árabe Bulkuna, era capital de un clima, iqlim, o distrito. Tras la proclamación del nazarí Alhamar en Arjona en 1232, Porcuna fue una de las primeras poblaciones en aclamarle. De poco le valió, con todo, pues en 1241 fue tomada por Fernando III, que, desde sus bastiones de Martos y Baeza, comenzaba la conquista de la campiña de Jaén. Porcuna acentuó su carácter militar de villa fronteriza, cuyo señorío fue entregado a la orden de Calatrava. Los caballeros la convirtieron en sede de encomienda y en un bastión inexpugnable. En la torre del Homenaje del alcázar que construyeron, la Torre Nueva o de Boabdil, se revive precisamente uno de los episodios más legendarios del reino nazarí. En ella permaneció prisionero unos meses Boabdil, el «rey Chico», en 1483 tras ser apresado en la batalla del vado de Lucena, en la que cayó Aliatar, suegro del rey y padre de la bella Moraima. Durante su encierro, el pretendiente al trono de Granada pactó con los Reyes Católicos el vasallaje de su reino a cambio de ayuda y libertad. En los tiempos modernos, la villa se civiliza y se ensancha. Retorna a su ritmo de centro agrícola, volcado en la producción de aceite y en labores tan tradicionales como el aprovechamiento de las canteras locales.

Visitas

Torre de Boabdil, Museo Arqueológico Municipal de Obulco

Muralla.Torre de Boabdil.El emblema monumental de Porcuna es el torreón del Homenaje de su antiguo alcázar, la Torre Nueva o de Boabdil, donde estuvo preso este rey. La población contó con un perímetro amurallado de planta poligonal que abarcaba las actuales manzanas en torno a la calle Villa, resultado de la sucesiva superposición de fortificaciones ibéricas, romanas, musulmanas, de época califal y de los siglos XII-XIII, y, sobre todo, cristianas. Apenas quedan vestigios de la cerca de esta qasba o villa amurallada, en la que se distinguía el recinto más reducido de un alcázar en la parte alta, al pie de la bella torre octogonal de casi 28 metros de altura, con caras de sillería y remate almenado, que erigieron los caballeros de la orden de Calatrava entre 1411 y 1435, según reza una lápida. En sus dos cámaras interiores con bóvedas góticas de nervios se disponen sendas salas del Museo Arqueológico Municipal, con materiales que van desde el Paleolítico y Neolítico a las ciudades ibérica y romana de Ipolca y Obulco. 

Iglesia de la Asunción

Iglesia de la Asunción.El templo parroquial, que compone uno de los laterales de la plaza de Andalucía, se levantó en sustitución de la iglesia gótica de Santa María la Mayor. La nueva obra fue proyectada por Justino Flórez en estilo historicista de corte románico bizantino, inaugurándose en 1910. En su interior conserva, no obstante, la bella sacristía manierista del templo original, junto con las pinturas realizadas por el cordobés Julio Romero de Torres en 1903, una de las escasas series de temática religiosa del pintor, con murales dedicados a la Asunción de la Virgen, la Sagrada Familia y la Santa Cena, más un lienzo de San Juan Bautista.

Iglesia de Nuestro Padre Jesús

Junto al paseo de su nombre, antaño estuvo dedicada a San Sebastián, opatrón de la localidad. Fue muy eformada en el siglo XVIII, cuando e le añadieron sus elementos de ayor interés, un preciosista retablo rococó y el camarín barroco, profusamente decorado a base de xuberantes yeserías de motivos vegetales  estucos dorados sobre fondos verdes y rojos.

Casa de la Piedra

Casa de Piedra.Este original monumento fruto del tesón de Antonio Aguilera Rueda, «Gronzón», quien se empleó en su construcción durante 29 años, es todo un manifiesto de la imaginación y maestría de los canteros locales. Desde muros y estructuras hasta techos y gran parte del mobiliario están labrados con la piedra dorada de Porcuna.

Iglesia de San Benito

Junto a las excavaciones de la antigua ciudad de Obulco se encuentra esta ermita que recuerda el papel de Porcuna como uno de los más importantes prioratos de la orden de Calatrava en la Edad Media. Remozada al exterior en el siglo XVIII, el interior preserva la austera severidad del arte cisterciense que adoptaron los caballeros calatravos. Consta de una sencilla nave con arcos ojivales de piedra que apoyan en pilares con capiteles decorados con motivos vegetales.

 

 

Paseos y alrededores 

Vista parcial de la iglesia de la Asunción. El foco central de Porcuna es la plaza de Andalucía, un hermoso conjunto flanqueado por la iglesia de la Asunción, las casas con galerías que antaño se trazaban en las plazas mayores para contemplar los espectáculos públicos y el robusto edificio del Ayuntamiento. La Casa Consistorial es un potente edificio neoclásico de sillería erigido en 1798 para Real Pósito, es decir, como almacén de granos del común. En los años cuarenta del siglo XX se adaptó para sede municipal. En su nave central se exhiben piezas del Museo Arqueológico Municipal de cronología iberorromana, con esculturas y elementos referentes a la economía, ritos y otros aspectos.

De visita obligada es la inmediata torre de Boabdil con el Museo de Obulco.Su terraza es la atalaya idónea para deleitarse con una panorámica de Porcuna y la campiña. Por San Benito se encuentran parcelas excavadas de la ciudad romana de Obulco, con huellas de sus edificios porticados y sus vías urbanas. Hacia el sur se tiende el principal espacio ajardinado, el agradable Paseo de Jesús, con la iglesia de Nuestro Padre Jesús, la Casa de Piedra, el monumento al Olivo y el mirador de la Redonda, abierto al paisaje de Jaén y Córdoba.

Restos ibero-romanos de la ciudad de Obulco.Una recomendable propuesta en los alrededores es  el yacimiento de Cerrillo Blanco, en un promontorio enfrente del casco urbano, al otro lado de la carretera A-306 junto al cruce con la de Arjonilla. El parque arqueológico comprende un túmulo funerario de época tartésica, del siglo VII a. C., con una serie de enterramientos en fosa y una sepultura megalítica, así como una necrópolis ibérica de los siglos IV a II a. C. En Cerrillo Blanco se descubrieron en 1975 las famosas efigies de guerreros y animales del siglo VI a. C., conservadas en el Museo de Jaén, que constituyen el más impresionante conjunto de la escultura ibérica. A cuatro kilómetros por la A-305 se localiza el paraje de la aldea y santuario de la Virgen de Alharilla, un tranquilo enclave rural que alcanza la mayor animación durante la romería. Una romántica leyenda atribuye su origen a la intercesión de la Virgen cuando la hija de un capitán cristiano iba de Porcuna a Arjona y fue asaltada por los árabes.

Distancias: 47 km a Jaén, 137 a Granada
Provincia: Jaén
Altitud:
473 metros
Población: 6.859 habitantes

Puntos de Información:

  • Ayuntamiento: Plaza de Andalucía, 1, Tel. 953 544 004

{mosgmap mapid=35}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Nazaríes

Hotel las Casas del Cónsul
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel Alvar Fáñez
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel Husa Rosaleda de Don Pedro
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacete Santa Ana
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Área de Servicio Abades Puerta de Andalucía
Santa Elena
Ruta de los Nazaríes
Hotel Partner La Imora
Jaén
Ruta de los Nazaríes
Restaurante la Almazara
Píñar
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacio de los Salcedo
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Viaja por: Ruta de los Nazaríes Etapas de la Ruta Porcuna