Torredonjimeno

Desde Porcuna, la Ruta enfila la carretera A-306 rumbo al este, camino de Torredonjimeno. Aviso para caminantes: a poco de cruzarse el límite municipal entre ambas se distingue, a unos centenares de metros al norte del asfalto, el cortijo de Torre Alcázar. Y es que ahora nos topamos con la que podría calificarse como «ruta de las torres»: las ciudades incorporan la palabra en su mismo nombre, y los campos se ven erizados de fortalezas y torreones. Su condición de frontera entre castellanos y nazaríes fue el factor decisivo de este paisaje. Torredonjimeno se acomoda ya en los márgenes de la campiña, recostada al pie de la sierra de la Grana, primer macizo de la cadena montañosa que llega hasta Jaén. En sus tierras se han hallado restos de ocupación humana que adquieren especial relieve en época ibérica y romana, según dejan ver los numerosos  vestigios de asentamientos fortificados y villas. El pasado visigodo legó a su vez el admirable tesoro hallado por unos campesinos en 1931 en los «majanos de Garañón », uno de los mejores conjuntos de orfebrería de su tiempo, con cruces y una gran corona de oro.

Lienzos de muralla de castillo.El germen del núcleo actual cristaliza en la Edad Media, a partir de un poblado musulmán y una fortaleza construida hacia los siglos XII y XIII. Al apoderarse Fernando III de Martos y otras plazas vecinas, el lugar no tardó en caer en sus manos; adoptó el título, cuentan, de su conquistador, don Jimeno de Raya. Pasó a formar parte del vasto dominio que estableció la orden de Calatrava en la campiña occidental, alrededor de Martos y Porcuna. A mediados del siglo XIII los caballeros reconstruyeron torres y murallas y emprendieron la repoblación de Torredonjimeno. En los partidos rurales se multiplicaron los castillejos, atalayas y torres señoriales, como Torre Alcázar, Torre García, Fuencubierta o Torre Venzalá, cuyas siluetas evocan el teatro bélico que fue la zona mientras duró el reino nazarí de Granada. A finales de la Edad Media, Torredonjimeno ha experimentado un crecimiento considerable. Conoce una fase de prosperidad ascendente que en el siglo XVI le permite emanciparse de la tutela de Martos, a la que había pertenecido, y dotarse de nuevas iglesias y edificios públicos. Se sucedieron después las crisis que afectaron al conjunto de la Andalucía interior hasta el siglo XX. Hoy, la ciudad, con su rica herencia de historia, tradiciones y  Monumentos, mantiene un populoso núcleo basado en la agricultura, el comercio y los servicios, estrechamente ligado a la capital de la provincia.

 

Visitas 

Castillo

Hay referencias de un perímetro amurallado que cercaba el lugar del que nada ha quedado. Consta que durante la estancia de Carlos V en Torredonjimeno en 1526 se autorizó la extracción de materiales de estas murallas para la construcción de la iglesia de Santa María. Sí se conservan, por el contrario, los restos del castillo, confundidos con el caserío junto a la plaza de San Pedro y la calle Cantera. Aún sobresale en el patio del colegio Puerta de Martos uno de los tres torreones circulares de mampostería de esta fortaleza de planta rectangular, estratégicamente ubicada en un promontorio junto al arroyo Salado, llave del antiguo camino de Torredonjimeno a Martos. Se trataba de una fortificación de dimensiones medias, presumiblemente iniciada por los musulmanes a finales del siglo XII y principios del XIII sobre cimientos anteriores, y muy transformada a continuación por los señores cristianos del lugar, la orden de Calatrava.

Iglesia de San Pedro

Preside la irregular plaza de su nombre, a espaldas del Ayuntamiento. Diseñada a finales del siglo XVI por el arquitecto Francisco del Castillo, que realizó numerosas obras en la zona, es un ejemplo de las parroquias en las que se combina una estructura manierista, patente en el exterior y en la planta rectangular de tres naves separadas por pilares en los que apoyan arcos de medio punto, cubiertas por armadura mudéjar.

Ayuntamiento

Se cuenta entre las casas consistoriales de trazado más elegante y monumental de Andalucía. Obra clasicista del siglo XVII, inaugurado hacia 1642, el edificio es una obra de cantería con dos plantas y una torre adosada donde se sitúa el reloj y un campanario. La planta baja presenta ventanas adinteladas que flanquean la entrada principal, y en la planta superior se sitúa una balconada, que realza la figura del edificio, constituida por once arcos de medio punto sustentados por columnas simples sobre basamentos.

Iglesia de Santa María

Esta parroquia, enclavada en pleno centro histórico, se edificó en el primer tercio del siglo XVI. Una inscripción asegura que éste fue el primer templo que se dedicó a la Inmaculada Concepción. Sigue los postulados del gótico tardío, con torre sobre la entrada y una portada lateral con arco conopial. El interior es de una nave de sorprendente altura con bóvedas nervadas y amplias capillas hornacinas. Junto a la sacristía, conectada por un pasaje, se encuentra el camarín de la Virgen, un ámbito típico del barroco dieciochesco cuajado de yeserías a base de motivos vegetales, querubines y cabecillas de ojos muy abiertos.

 

Paseos y alrededores

El casco antiguo de Torredonjimeno se localiza a partir de la plaza de la Constitución presidida por la armoniosa fachada del Ayuntamiento. En las inmediaciones se sitúan San Pedro y las torres y lienzos de muro que han perdurado del castillo, así como la iglesia de Santa María. El convento de la Piedad, fundado hacia 1543, de tinte góticorenacentista, completa las referencias monumentales de la ciudad histórica.

Ermita de la Consolación.A unos 2 km. al oeste de la población, junto a la carretera JV-2121 en dirección a Santiago de Calatrava, se señala la ermita de la Consolación, mandada construir a mediados del siglo XV por don Pedro López Pacheco, marqués de Villena, con motivo de haber ganado allí mismo una batalla contra los nazaríes. Muy reformada en el siglo XVII, la sacristía aún preserva la primitiva fábrica medieval de sillería con bóvedas de nervadura y una inscripción gótica. De sumo interés son las torres que salpican el término de Torredonjimeno, medievales en su mayor parte y a menudo sobre cimientos ibéricos y romanos. Al oeste, junto a la carretera A-306, se alza  Torre Alcázar, con un torreón medieval de mampostería incorporado a los edificios de un cortijo que quizá remonte su origen a una villa romana. A unos 7 km. de la ciudad por la JV-2121 se eleva la torre de Fuencubierta, torre del homenaje de una fortaleza medieval instalada sobre un recinto prerromano. El airoso bastión, que se yergue en el vértice del cerro con un cortijo al lado, es obra del siglo XIV que perteneció al señorío de los Fernández de Córdoba. A 9 km. al noroeste de Torredonjimeno, al paso de la A-321, está el cerro de Venzalá o Torre Venzalá, solar de un fuerte ibérico, del asentamiento romano de Bastora, y de una aldea musulmana y cristiana. Su población menguó hasta reducirse a unos pocos cortijos con los restos de un castillo de los caballeros de Calatrava en la cima del collado.

 

Distancias: 17 km a Jaén, 113 a Granada
Provincia: Jaén
Altitud: 589 metros
Población: 13.914 habitantes

Puntos de Información:

  • Casa de la Cultura: Plaza de la Victoria, 2, Tel. 953 572 202

{mosgmap mapid=36}

Establecimientos colaboradores en la Ruta de los Nazaríes

Área de Servicio Abades Bailén
Bailén
Ruta de los Nazaríes
Área de Servicio Abades Puerta de Andalucía
Santa Elena
Ruta de los Nazaríes
Complejo Rural Hacienda de la Laguna
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Campos de Baeza
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Alvar Fáñez
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Hotel TRH Baeza
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel Palacio de los Salcedo
Baeza
Ruta de los Nazaríes
Hotel las Casas del Cónsul
Úbeda
Ruta de los Nazaríes
Viaja por: Ruta de los Nazaríes Etapas de la Ruta Torredonjimeno